Público
Público

Recuperar la inscripción, "una cuestión de honor"

La policía polaca ofrece una recompensa de 1.200 euros por una pista fiable

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gobierno alemán ha condenado el robo de la placa que preside el acceso al antiguo campo de exterminio nazi de Auschwitz y ha ofrecido su apoyo para lograr su restitución de la inscripción con la frase 'Arbeit macht frei' ('El trabajo libera').

La policía polaca ha ofrecido una recompensa de 5.000 zloty (más de 1.200 euros) por cualquier pista que pueda llevar a recuperar la inscripción, desaparecida la pasada madrugada.

Recuperar la inscripción es 'una cuestión de honor', señalan desde la comandancia de policía de Oswiecim, la localidad del sur polaco donde en 1940 los nazis establecieron el campo de concentración más mortífero de la historia.

Por el momento se ha colocado una réplica del original, a la espera de que se pueda recuperar la placa sustraída.

El robo se produjo entre las 3:30 y las 5:00 horas de la madrugada del viernes, según la Policía polaca. Por la noche, el campo está cerrado y dispone de algunos vigilantes. Los ladrones, al menos tres personas, hicieron un agujero en el muro de la instalación, desatornillaron el cartel en uno de sus extremos y tiraron de él por el otro.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores expresó la confianza del Ejecutivo en que el caso sea esclarecido con rapidez y que, a su vez, se pueda recuperar la placa que presidió la entrada del campo en el que murieron asesinadas más de un millón de personas, en su mayoría judíos.

'Alemania, consciente de su responsabilidad histórica, apoya la conservación de Auschwitz como museo y lugar de recuerdo de las víctimas del nazismo', apuntó esa fuente.

Responsables del museo calificaron de 'acto atroz' la sustracción de la placa, considerada un exponente de la crueldad y el cinismo de quienes orquestaron el Holocausto.