Público
Público

El referéndum independentista de Escocia se celebrará el 18 de septiembre de 2014

El ministro principal, Alex Salmond, concretó la fecha a pesar de que algunos sondeos recientes solo recogen un 30% de apoyo a la independencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El referéndum sobre la independencia de Escocia se celebrará el 18 de septiembre de 2014, anunció hoy el ministro principal escocés, el independentista Alex Salmond.

En una comparecencia ante el Parlamento autónomo, Salmond afirmó que ese será 'un día histórico' en el que cinco millones de escoceses decidirán su futuro, después de 300 años de pertenencia al Reino Unido. Como ya se había indicado anteriormente, la pregunta a la que tendrán que responder las personas con derecho a voto será: '¿Debería Escocia ser un país independiente? Sí o no'.

El ministro principal y líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), que gobierna en mayoría en la región, presentó ante los diputados el proyecto de ley del referéndum, que regulará la consulta del año próximo. Hasta ahora solo se sabía que el plebiscito, convocado por el Ejecutivo autónomo con el beneplácito del Gobierno de Londres, tendría lugar en otoño de 2014.

Sondeos recientes arrojan un 30% de apoyo a la independencia frente al 50% que apostarían por el estatus actual 

Pero el SNP tiene un gran trecho pendiente para ganar el referéndum, dado que los sondeos de opinión dan un apoyo de alrededor del 30 por ciento a la independencia entre el electorado de Escocia, frente al 50 por ciento a favor del estatus actual. Salmond precisó que la legislación dispondrá que la Comisión Electoral británica supervise el desarrollo del referendo y de la campaña, así como la constitución de los colegios electorales, a fin de garantizar que la consulta 'sea reconocida a nivel internacional'.

'Un voto 'sí' significa un futuro en el que podamos estar seguros al 100 por cien de que el pueblo de Escocia tendrá el gobierno por el que vote', dijo Salmond en el Parlamento escocés en un discurso para desvelar la fecha de la consulta. El SNP dice que los ingresos por el petróleo del Mar del Norte y la industria ganadera, pesquera y del whisky permitirían prosperar a una Escocia independiente. Pero otros partidos en Edimburgo y el Gobierno de Londres dicen que tanto Escocia como el resto de Reino Unido saldrían perdiendo.

Los críticos del SNP dicen que las reservas de petróleo disminuyen y que Escocia perdería la parte desproporcionadamente generosa de dinero de los contribuyentes británicos que recibe actualmente. La secesión escocesa supondría serios desafíos para el resto de Reino Unido, como por ejemplo qué hacer con su flota de submarinos nucleares radicada enEscocia. También habría dudas para la propia Escocia, como por ejemplo si se le permitiría seguir en la Unión Europea o si tendría que negociar su reentrada.

La Comisión Electoral británica supervisará el referéndum para que la consulta 'sea reconocida a nivel internacional'

La pregunta final del referéndum fue sugerida por la Comisión Electoral, que recomendó cambiar la versión propuesta inicialmente por el SNP de Salmond, que había planteado '¿Está usted de acuerdo en que Escocia debería ser un país independiente?', lo que se consideró algo tendencioso.
Antes de presentar hoy la ley del referéndum, el Parlamento de Holyrood empezó a tramitar hace unos días otro proyecto de ley asociado para rebajar a 16 años la edad de voto.

Además de los jóvenes de 16 y 17 años, que ejercerán por primera vez el derecho de sufragio, podrán votar en la histórica consulta las mismas personas que lo hacen en las elecciones autonómicas y locales, es decir, los ciudadanos británicos, de la Commonwealth, irlandeses y de la Unión Europea residentes en Escocia. También podrán pronunciarse los miembros de la Cámara de los Lores británica que residan en el territorio y militares de las Fuerzas Armadas británicas empadronados en Escocia. El SNP se queja de que el Parlamento británico, donde los miembros que representan a Escocia son una minoría debido a que Inglaterra tiene una población de 53 millones, no tiene un interés particular por el pueblo escocés.

Al iniciar el debate en el Parlamento autonómico, Salmond recordó hoy que Escocia empezó 'un viaje' en 1999, con la devolución de algunas competencias por parte del Gobierno de Londres, que culminará con la decisión sobre la independencia. El ministro principal argumentó, además, que una Escocia independiente podría gestionar mejor sus recursos y evitar los recortes que ahora impone el Gobierno conservador de David Cameron.