Público
Público

El régimen iraní fuerza a Sakineh a confesar en la televisión

La mujer, acusada de adulterio, confesó haber participado en el asesinato de su marido, tras haber sido torturada dos días, según su abogado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sakineh Mohammadi Ashtiani puede enfrentarse a una ejecución inminente en Irán. La mujer, que estaba amenazada con morir lapidada por adulterio, confesó ayer en la televisión estatal iraní haber participado también en el asesinato de su marido. Las autoridades iraníes ya tienen la coartada que han estado buscando en los últimos días. Un asesinato es mejor que un adulterio.

Houtan Kian, su abogado, denuncia en el diario británico The Guardian, que Sakineh ha sido torturada durante dos días antes de la emisión. 'Le pegaron y torturaron hasta que aceptó aparecer delante de las cámaras. Su hijo de 22 años, Sajad, y su hija de 17, Saeedeh estaban traumatizados cuando vieron el programa'.

Su temor es que al forzar la confesión de asesinato, las autoridades iraníes aceleren el proceso de ejecución. Una de las cosas que lleva a pensar que la mujer fue obligada a confesar en televisión es que acusó a los medios internacionales de estar metiéndose en su vida.

En una entrevista con el mismo periódico la semana pasada a través de un intermediario, Mohammadi Ashtiani acusó a las autoridades iraníes de mentir sobre sus cargos para confundir a la prensa extranjera y así dejar vía libre a su ejecución. 'Me acusaron de adulterio y fui absuelta de asesinato', dijo.

Brasil ha vuelto a solicitar a Irán que deje en libertad a la joven Brasil, que hace unas semanas se ofreció a albergar a la mujer para evitar su lapidación, se manifestó la pasada madrugada de nuevo. El ministro de Exteriores, Celso Amorim, sugirió al régimen iraní que tenga un 'gesto humanitario' con Sakineh. '¿Quién sabe si un gesto humanitario no sería bueno para el propio Irán, para mejorar su posición en el mundo?', dijo, según recoge EFE.

Irán, que ya había rechazado esta posibilidad, repitió ayer que Amorim 'posiblemente no ha recibido suficiente información sobre el caso'.

Amnistía Internacional denunció ayer desde Londres las diferentes versiones de la Justicia iraní y exigió la liberación inmediata de Sakineh. Según la ONG, que ha creado la web actuaconamnistia.org para recopilar firmas en contra de la ejecución, la acusada, está presa desde 2005 y en mayo de 2006 fue condenada a recibir 99 latigazos por mantener una 'relación ilícita' con dos hombres.

Con posterioridad, fue declarada culpable de tener una 'relación extramatrimonial' y condenada a morir por lapidación.