Público
Público

El régimen hace oídos sordos a las exigencias de EEUU

El ministro de Exteriores amenaza con recurrir al Ejército "si estalla el caos" en el país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El régimen de Hosni Mubarak no tiene pensado levantar el estado de emergencia que reina en Egipto desde hace 30 años. Ayer, EEUU había reclamado el final de la norma y el respeto por los derechos humanos. Egipto contestó hoy por boca de su ministro de exteriores Ahmed Aboul Gheit que no es posible.

'¿Cómo vamos a eliminar el estado de emergencia si estamos en problemas?', se preguntó Aboul Gheit, dando muestras una vez más de que el régimen no está haciendo un esfuerzo real por cambiar las cosas. 'Dénme tiempo, permítanme tener el control del país, estabilizar la nación, estabilizar el Estado, y entonces... estudiaremos el caso', insistió

Pero además recurre al discurso del miedo, como ya hiciera anteayer el vicepresidente Omar Suleimán: 'Si se produce el caos, el Ejército intervendrá para controlar el país, un paso... que nos llevaría a una situación muy peligrosa'.

Suleimán, por su parte, había sugerido la noche anterior que la población egipcia no estaba preparada para la democracia y que 'la alternativa al diálogo es que haya un golpe, lo que puede conllevar una gran cantidad de medidas apresuradas, que incluyen muchas irracionalidades. No queremos llegar a ese punto para proteger Egipto'.

Sobre las negociaciones, Los Hermanos Musulmanes, que se habían sumado a la ronda abierta por el régimen el fin de semana, decidieron retirarse ayer porque 'no ha empezado el diálogo verdadero que saque a Egipto de la crisis y que suponga una transición desde la antigua legitimidad, que ha caído, a la legitimidad nueva, levantada sobre la soberanía del pueblo'.

Mientras tanto, las protestas continuaron ayer en el Cairo, donde más de un centenar de personas acamparon ante el Parlamento. Además, se inició una huelga en la que participaron 20.000 obreros y que promete repetirse hoy. La oposición pretende así paralizar la actividad económica y forzar a Mubarak a su adiós.

Mañana viernes hay convocada otra gran manifestación como las últimas dos semanas.