Público
Público

El régimen sirio bombardea por mar y tierra una ciudad sublevada

Una ONG denuncia la muerte de al menos 25 personas en la ofensiva de las fuerzas de seguridad en Latakia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Navíos de guerra del Ejército sirio destacados en el mar Mediterráneo dispararon ayer contra Latakia para reforzar la ofensiva de tanques y blindados que entraron en algunas áreas de esta ciudad el sábado. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos señaló que en la ofensiva perdieron la vida al menos 25 personas.

Algunos vecinos confirmaron que los militares llevaban a cabo ataques desde el mar y desde tierra. 'Puedo ver las siluetas de dos grandes navíos. Están disparando contra los vecindarios de Al Raml, Al Filistini y Al Shaab', dijo un testigo a Reuters por teléfono desde la ciudad asediada.

«Quien saca la cabez por la ventana pued ser acribillado», asegura un testigo

'Este es el ataque más intenso a Latakia desde la revuelta. Quienquiera que saque la cabeza por la ventana se arriesga a ser acribillado. Quieren terminar para siempre con las protestas', sostuvo, agregando que unas 20.000 personas se han estado congregando a diario en la ciudad tras las oraciones nocturnas por Ramadán.

Latakia es una ciudad de mayoría suní que cuenta con una importante presencia alauí, puesto que los alauíes, a los que pertenece el presidente Bashar al Asad, residen en las montañas cercanas.

La peor parte de los ataques se la llevó el barrio de Al Raml, que está habitado por suníes y que desde que se iniciaron las protestas en marzo ha visto numerosas manifestaciones contra el régimen. Activistas de Al Raml indicaron que en el barrio murieron ayer unas 23 personas, aunque el dato no se pudo verificar de forma independiente por la férrea censura del régimen y el veto a los medios de comunicación.

El uso de buques de guerra representa una escalada en el uso de la fuerza

El régimen sirio se encuentra cada vez más aislado y en una posición débil, como lo demuestra el hecho de que tenga necesidad de recurrir cada vez más a la fuerza conforme avanza el conflicto. El uso de los buques de guerra representa una escalada significativa en la represión. Lo único que todavía no ha usado Asad es la aviación, algo que sí hizo su padre para aplastar la revuelta armada de los Hermanos Musulmanes en la ciudad de Hama en 1982, con un saldo de millares de muertos.

Desde el inicio de la revuelta contra el régimen de Al Asad, el pasado marzo, han fallecido unos 2.000 civiles, según el representante británico ante las Naciones Unidas, Philip Parham.

La organización de Cooperación islámica llamó ayer a una detención inmediata de la campaña militar contra los manifestantes. Aún así, la campaña internacional contra Damasco está liderada por Washington y Riad. El presidente Barack Obama conversó ayer con el rey Abdulá. Los estadounidenses parecen respaldar la posición de los saudíes, que se declaran partidarios de la democracia en Siria simplemente porque la mayoría de la población, en torno al 70%, es suní y Riad vería con simpatía un régimen islámico.

Además, a los saudíes un cambio de régimen les reportaría otras ventajas. En primer lugar, reforzaría a la minoría suní de Saad al Hariri en Líbano y por lo tanto iría contra los chiíes de Hizbolá, y además estrangularía la capacidad de maniobra de Irán en el este del Mediterráneo.

Los intereses saudíes coinciden plenamente con los israelíes, que verían con gran satisfacción la desaparición del puente sirio entre Irán y Hizbolá, mientras que la organización palestina Hamás perdería a un aliado vital.

Israel mantiene un discurso muy agresivo contra Irán, pero desde que la situación en Siria ha empeorado permanece en silencio, quizás para permitir que los saudíes se sientan más cómodos en su ofensiva con EEUU.

DISPLAY CONNECTORS, SL.