Público
Público

La región belga de Valonia desafía a Bruselas y rechaza el 'TTIP canadiense'

Con 44 votos a favor y 22 en contra, el parlamento regional aprueba una resolución contra el polémico acuerdo comercial entre la UE y Canadá, el CETA. El Gobierno federal debe contar con el respaldo de las tres regiones autónomas para su ratificación, prevista para finales de este año.

Publicidad
Media: 4.30
Votos: 10
Comentarios:

Manifestación en Hannover contra el TTIP. REUTERS/Kai Pfaffenbach

MADRID.— El Gobierno de Valonia ha puesto un nuevo obstáculo en el camino hacia la ratificación de los nuevos tratados comerciales que defiende la Comisión Europea. Como avanzó Público horas antes, el Parlamento regional ha aprobado este miércoles una resolución contra el polémico tratado comercial con Canadá, el CETA, que en opinión de cientos de organizaciones sociales y partidos políticos es una suerte de caballo de Troya del criticado TTIP, el acuerdo de libre comercio entre la UE y EEUU.

Según recoge la prensa belga, en el seno de la Comisión de Asuntos Generales la cámara regional ha dado su visto bueno a la resolución con 44 votos a favor y 22 en contra. Teniendo en cuenta que el Parti Socialiste, el Centre démocrate humanist y Ecolo suman 47 de los 75 escaños de la cámara, y que los tres habían adelantado que votarían a favor, la aprobación de esta resolución se daba por hecha.

Horas antes, desde la administración valona aseguraban a este diario que la posición de la cámara iba a ser determinante de la línea que posteriormente seguirá el Gobierno regional al respecto del CETA.

El mismo Ejecutivo regional aprobó hace algo más de un año una resolución similar contra el TTIP, aunque las fuentes citadas aseguraron a este diario que hasta la fecha no han recibido presiones de Bruselas.

Teniendo en cuenta que el Gobierno federal requiere del visto bueno de las tres regiones autónomas para sellar este tipo de acuerdos, y que países como Rumanía ya han condicionado la ratificación del CETA a que la Comisión tome ciertas medidas, Bruselas cada vez lo tiene más difícil para lograr la aprobación de sus nuevos y criticados tratados comerciales.