Público
Público

Reino Unido no investiga los crímenes de sus soldados

Varios asesinatos cometidos por las tropas en Irak nunca han llegado a juicio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por falta de pruebas o de interés, las autoridades militares británicas no han investigado varios crímenes cometidos por sus soldados poco después de la invasión de Irak. Incluso cuando la Policía Militar ha recomendado el procesamiento de los presuntos autores de esos delitos, en la mayoría de los casos los fiscales militares han decidido no seguir adelante por no creer que pudieran obtener una condena en el juicio, según The Guardian.

Entre los casos destacados por el periódico británico, se encuentra el de Tanik Mahmud, detenido en un control en Ramadi el 11 de abril de 2003. Junto a otros presos, fue subido a un helicóptero con destino a una base norteamericana. El Ministerio de Defensa sostiene que Mahmud sufrió 'una herida fatal' durante el vuelo, sin precisar de qué tipo. Un médico militar examinó supuestamente el cadáver y declaró que la causa de la muerte era desconocida.

Sin embargo, dos meses después, se abrió una investigación al recibir la Policía Militar la denuncia de que el preso había sido 'golpeado, pateado y agredido de distintas formas' por tres soldados.

Los investigadores tardaron diez meses en preguntar a un forense si merecía la pena realizar una autopsia. La respuesta fue negativa, a pesar de que un examen podría haber encontrado indicios de fracturas.

Tres semanas después, otro iraquí recibió un disparo mortal después de abrir la puerta de su coche y golpear a un soldado en un control. Se recomendó el procesamiento del militar, pero el caso nunca llegó a juicio.

Por otro lado, Amnistía Internacional denunció ayer que unos 30.000 presos se acumulan en las cárceles iraquíes con pocas posibilidades de defenderse en un juicio. Resulta mucho más probable que sean torturados y que no tengan acceso a sus abogados y familiares.

'Las fuerzas de seguridad iraquíes son responsables de la violación sistemática de los derechos de los presos y gozan para ello de la más absoluta impunidad', subrayó Malcolm Smart, director para Oriente Próximo de la organización.