Público
Público

Reino Unido propone que los inmigrantes paguen 1.000 libras de fianza por entrar en el país

El viceprimer ministro y líder liberaldemócrata, Nick Clegg, plantea que las personas con un visado temporal depositen esa cantidad al entrar en el país, que les será devuelta cuando se marchen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El viceprimer ministro británico y líder liberaldemócrata, Nick Clegg, propuso hoy como medida para atajar la inmigración ilegal que las personas que llegan al Reino Unido con un visado temporal depositen una fianza para garantizar que no se quedan más tiempo del autorizado. Clegg explicó que, según este sistema, que se inspira en uno parecido de Australia, los inmigrantes de determinados países no europeos considerados 'de riesgo' tendrían que abonar una cantidad que recuperarían al dejar el país.

El viceprimer ministro, que ha referido su plan al ministerio de Interior para ser analizado, subrayó que la suma a pagar debería ser 'proporcionada' y no aplicarse de forma 'discriminatoria', a fin de no disuadir a visitantes legítimos a viajar al Reino Unido. Según los medios británicos, se baraja la cifra mínima de 1.000 libras (unos 1.140 euros). En opinión de Clegg, a quien se le critica un giro a la derecha desde que está en el Gobierno con los conservadores, es necesario reformar el sistema migratorio debido a que el anterior Gobierno laborista lo dejó 'en el caos'.

En la campaña electoral de 2010, antes de entrar en la coalición liderada por David Cameron, el Partido Liberal Demócrata, supuestamente progresista, proponía otorgar una amnistía a los inmigrantes ilegales que llevaran más de una década en el país, una política que ahora ha descartado ya que 'socavaría la confianza de la gente'. Clegg recalcó hoy la importancia de diseñar un sistema que 'recoja los instintos y valores de esta nación, por una parte la apertura y la tolerancia y, por otra, el sentido de la justicia'.

'Lo que los británicos quieren es un sistema que les inspire confianza', afirmó el líder liberal en un discurso en el centro de estudios Centre Forum, en Londres. 'El reto no es solo atajar la inmigración ilegal, sino también abordar el asunto de las personas que vienen al país legítimamente pero luego se convierten en inmigrantes ilegales una vez aquí', explicó. Clegg, que reconoció el papel 'clave' que la inmigración desempeña en la economía británica, también propuso doblar la multa de 10.000 libras (11.400 euros) que actualmente deben pagar las empresas que contratan a inmigrantes ilegales porque les salen más baratos.

La inmigración es uno de los caballos de batalla del Gobierno de Cameron, que ha prometido reducir para 2015 la cifra de inmigrantes sin papeles de cientos de miles a decenas de miles. Para ello, ha endurecido el sistema de inmigración por puntos y, entre otras medidas, la Agencia de Aduanas entrevistará a más de 100.000 personas de fuera de la Unión Europea con visado de estudiante para asegurarse que de verdad estudian.