Público
Público

Reino Unido teme estar gestando una cantera de terroristas

Un informe avisa de que uno de cada diez presos musulmanes en las cárceles se ha radicalizado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'La invasión de Irak radicalizó a toda una generación de jóvenes británicos musulmanes'. La ex jefa del MI5, la baronesa Eliza Manningham-Buller, lo advirtió durante su comparecencia ante la comisión que investiga la guerra de Irak.

Ahora es un organismo independiente el que alerta al Gobierno británico de que en las cárceles del Reino Unido hay 800 de esos jóvenes que saldrán a la calle en los próximos años y que suponen un riesgo en la lucha contra el terrorismo. 

El Royal United Services Institute presentó este viernes un informe en el que asegura que 1 de cada 10 musulmanes en las cárceles británicas ha sido captado por las redes islamistas internacionales. Eso supone que de los 8.000 que hay actualmente presos 800 de ellos estarían dispuestos a atentar en suelo británico. 

'Se trata de 800 radicales potencialmente violento, sin cargos previos por terrorismo' afirman Michael Clarke, director del instituto, y  Valentina Soria, ambos autores del informe. Según ellos, la estrategia del terrorismo islámico en Reino Unido pasará de las grandes acciones como los atentados del 7 de julio de 2005, a cadenas de acciones en pequeña escala.

Más de 100 presosde este tipo cumplieron su condena antes de abril'El Reino Unido tiene más motivos que nadie para temer al terrorismo local', aseguran, ya que la mayoría de esos 800 presos no tienen antecedentes por pertenencia a ningún movimiento radical.

De los 230 presos condenados por delitos relatcionados con actividades terroristas en las cárceles británicas, más de un tercio pasará en prisión entre ocho meses y cuatro años que cumplirán pronto.

Según el documento, más de 100 ya habían salido de la cárcel en abril y seis volvieron a ser detenidos, uno de ellos por intentar comprar una pistola.

El Ministerio de Justicia quiso desmontar el informe y aseguró que la radicalización está patente en toda la sociedad y no sólo en las cárceles.

'La presunción de que tener pensamientos extremistas puede llevar a comportamientos terroristas y criminales debe ser atajada. Todas nuestras cárceles de alta seguridad llevan a cabo un seguimiento exhastivo de todos aquellos presos condenados por terrorismo o sospechosos de radicalizarse', dijo en un comunicado.