Público
Público

Reino Unido torturó de manera sistemática a presos iraquíes

'The Guardian' publica en exclusiva varios vídeos de interrogatorios de soldados de Reino Unido en Irak a presos iraquíes. Gritos, golpes, humillaciones y amenazas estaban a la orden del día

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los soldados británicos en Irak crearon su propia Abu Ghraib. El diario The Guardian muestra este viernes una serie de vídeos en exclusiva de los interrogatorios a los que sometían los militares en una carcel de Basora a presos iraquíes.

Londres llevaba mucho tiempo empeñado en negar que el Ejército hubiera dado este tratamiento de manera sistemática a los detenidos. Pero los 1.200 vídeos que ha presentado un grupo de 125 ex presos ante un Tribunal británico contradicen la versión oficial. Lo que sí reconoció el ministerio de Defensa hace algunas semanas, es que Reino Unido fuera responsable del maltrato o asesinato de algunos presos en Irak. Casos como el de Baha Mousa, recepcionista de hotel en Basora que apareció muerto en 2003.

Durante la vista oral celebrada hoy, se ha acusado a los soldados de someter a los detenidos a privación del sueño, comida y recibir amenazas de ejecutarlos.

También, se ha acusado al Cuerpo de Operaciones Conjuntas de dar palizas constantes a los presos, obligarlos a permanecer de rodillas durante 30 horas seguidas y someterlos a descargas eléctricas.  

El mismo periódico ya publicó a finales de octubre el manual que el Ejército empleaba para los interrogatorios. En esa información se relataba que el objetivo prioritario es humillar al detenido.

Los abogados que representan a este grupo de ex detenidos, han solicitado que se lleve a cabo una vista pública para esclarecer hasta qué punto, estas técnicas están extendidas en el Ejército.

Por el momento, según indica The Guardian, el Ministerio de Defensa se ha negado a valorar las imágenes.

Además, el secretario de Defensa, Nick Harvey, dijo en el Parlamento el pasado lunes, que el Ministerio debería poder investigar las acusaciones de manera interna en vez de llevar a cabo una vista pública, más costosa, al estilo de la que se desarrola con la guerra de Irak.