Público
Público

Renzi quiere celebrar en febrero las elecciones anticipadas en Italia

El ministro del Interior, Angelino Alfano, ha desvelado que se baraja esta fecha a la espera de que el primer ministro dimita este viernes tras la aprobación de los Presupuestos.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, en su discurso este lunes en el palacio Chigi. /REUTERS

El ministro del Interior, Angelino Alfano, ha apuntado que Italia podría celebrar elecciones anticipadas en febrero después de que el primer ministro, Matteo Renzi, anunciara el domingo que dimitirá del cargo tras no salir adelante la reforma constitucional que había propuesto en el referéndum.

En declaraciones al Corriere della Sera tras hablar con Renzi, Alfano no ha querido entrar en detalles sobre el contenido de la conversación pero sí ha querido "hacer un pronóstico sobre la voluntad de elecciones en febrero".

"Naturalmente, será el jefe de Estado, Sergio Mattarella, quien decida, no nosotros", ha añadido. Mattarella pidió el lunes a Renzi que aplazara su dimisión hasta la aprobación del presupuesto en el Parlamento, prevista para este viernes.

Alfano ha defendido que el resultado del referéndum, en el que el 'no' se impuso con casi el 60 por ciento, ha puesto de manifiesto que los partidos que conforman el Gobierno actual cuentan con un respaldo del 40 por ciento mientras que la otra parte no está unida.

Preguntado si por tanto su partido, Nuevo Centro Derecha, iría aliado al Partido Democrático de Renzi en las eventuales elecciones, Alfano ha defendido su "posición de autonomía" pero ha hecho una valoración "positiva de lo que hemos hecho juntos en estos años".

Alfano, que lidera el partido Nuevo Centro Derecha, una escisión del Pueblo de la Libertad que comandó en su día Silvio Berlusconi, ha advertido al antiguo primer ministro de que no debería celebrar la victoria del 'no' puesto que si hay elecciones anticipadas con la actual ley electoral esto podría perjudicarle. Berlusconi actualmente no puede optar a cargos públicos por una sentencia judicial que ha recurrido ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.