Publicado: 20.02.2011 09:27 |Actualizado: 20.02.2011 09:27

La represión de Gadafi deja unos 200 muertos en Libia

Decenas de manifestantes han muerto por disparos del Ejército durante la última jornada de protestas. No se permite la entrada a periodistas extranjeros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Gadafi quiere cortar por lo sano. El Ejército está intentando sofocar las protestas contra el régimen libio que comenzaron hace cuatro días a base de disparos. Las balas de los militares han causado la muerte de unos 200 manifestantes sólo en la ciudad de Bengasi, según el último balance difundido por Al Yazira, que cita fuentes médicas.

Las autoridades del país prohíben la entrada a la prensa extranjera desde el comienzo de las revueltas contra el gobierno de Muamar al Gadafi, en el poder desde 1969, con lo que las cifras de víctimas mortales no se han podido contrastar. Según el recuento realizado por Human Rights Watch habrían fallecido 173 personas. La ONG, que ayer hablaba de 84 muertos ha pedido a la Unión Africana y a los países occidentales y árabes a que pidan al Gobierno de Trípoli que detenga la represión. El Gobierno no ha dado cifras de fallecidos o heridos.

En la jornada de protestas de este domingo los militares habrían abierto fuego con armamento pesado contra los manifestantes de Bengasi, la segundad ciudad más importante del país y donde las protestas habrían forzado a los miembros de las fuerzas de seguridad a retirarse a una base fortificada conocida como el Centro de Mando, en el barrio de Birka, desde la que habrían continuado realizando disparos.

Testigos presenciales han asegurado que varias decenas de personas "fueron tiroteadas desde varias torres de vigilancia y otras localizaciones cercanas al centro cuando intentaron entrar en un refugio". Asimismo, del periodista libio Sami Mahmud relata que "sólo esta mañana al menos 100 cadáveres estaban en la morque del hospital Jala para ser enterrados. Hay varias decenas de muertos en los otros dos hospitales con que cuenta Bengasi. Las fuerzas de seguridad están cometiendo una verdadera masacre".

"Muchos militares y policías se han sumado a las protestas"

La oposición asegura que controla gran parte de la ciudad y ha denunciado la presencia de "mercenarios" de países subsaharianos que están atacando a los manifestantes contrarios al régimen. El Movimiento Juvenil Libio informa a través de Internet ha solicitado incluso una intervención internacional inmediata.

Un vecino de Bengasi en declaraciones telefónicas a Reuters bajo condición de anonimato aseguró haber visto cómo las fuerzas de seguridad empleaban armamento pesado, pero también indicó que "muchos militares y policías se han sumado a las protestas".

Un segundo vecino de la localidad aseguró que en la marcha funeraria de este domingo participan "unas 100.000 personas", una participación abrumadora, ya que la población de la ciudad no supera el millón de habitantes. Otro testigo presencial, un destacado líder tribal que también prefirió el anonimato, afirmó que los militares están confinados en el Centro de Mando. "La presencia de las autoridades es nula en la ciudad y las fuerzas de seguridad están en su cuartel. La ciudad está amotinada", dijo.

Asimismo, las revueltas han comenzado a afectar los suministros de comida, según los residentes en dicha localidad. "Los problemas con los suministros de comida han empezado hoy con largas colas para comprar pan. No podemos comprar más de medio dinar de pan al día", ha dicho otro testigo. 

Las revueltas han comenzado a afectar los suministros de comida

Sin embargo, los manifestantes parecen dispuestos a terminar con lo que han empezado. "No nos rendiremos hasta que caiga el régimen. Pedimos a la ONU que intervenga de inmediato", ha afirmado uno de los participantes en la protesta.

La revuelta parece haber calado más en la región de la Cirenaica, en el este del país, mientras que en Trípoli y otras ciudades del oeste la situación parece estar mucho más calmada. De hecho, en la capital ha transcurrido este domingo una manifestación de varios miles de personas para mostrar su respaldo a Gadafi.

Como en el día de ayer,  y como también ocurrió durante las revueltas en Túnez y Egipto, Libia también ha cortado Internet. Este domingo, la conexión sigue cortada, según las extadísticas del buscador google. Con esta acción se querría evitar la organización de las multitudes jóvenes a través de la redes sociales, ya que han sido una pilar fundamental para el éxito de las manifestaciones, como está pasando en Marruecos. 

Precisamente en este país hoy, 20 de febrero, se han convocado en la calles en el llamado Día de la Dignidad para reivindicar igualdad, justicia social, trabajo, vivienda digna, ayudas al estudio y mejoras de sueldo.  Estas reformas políticas, incluída la renuncia del Gobierno y la disolución del Parlamento para "restaurar la dignidad del pueblo marroquí", se reflejan en las octavillas que se han repartido con el encabezado de "basta". Libia amenaza con dejar de cooperar en inmigración por comentarios de la UE

Libia dejará de cooperar en materia de inmigración con la Unión Europea, si sus representantes no renuncian a los comentarios sobre las manifestaciones en el país, confirmó hoy la presidencia de turno de la UE, que este semestre ostenta Hungría.

"La semana pasada, el jueves creo recordar, las autoridades libias llamaron al embajador húngaro en Trípoli, que representa a la UE, y le dijeron que podían suspender la cooperación sobre inmigración si la UE continúa haciendo comentarios sobre Libia", aseguró el portavoz de la presidencia húngara, Gergely Polner.

Según Polner, el régimen de Muamar al Gadafi hizo llegar esta advertencia a todos los embajadores europeos en Trípoli, molesto por las declaraciones de la alta representante de la UE, Catherine Ashton, que pidió que las autoridades libias no empleen la violencia para reprimir las manifestaciones.

El portavoz húngaro explicó que los representantes diplomáticos de su país enviaron el mensaje a Ashton, igual que cuando el régimen iraní contactó con su embajada en Teherán para negociar su proyecto nuclear hace unas semanas.

Libia es uno de los últimos países que se ha unido a la oleada de revueltas populares en el mundo árabe. Aunque no hay cifras oficiales, la organización Human Rights Watch (HWR) eleva al menos a 104 los muertos desde que comenzaron las protestas contra el régimen de Gadafi, el pasado martes.