Público
Público

Los republicanos impiden que los gays puedan servir en el Ejército

Los demócratas no logran los 60 votos necesarios en el Senado para vetar la ley conocida como 'Don't Aks Don't Tell'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Día negro para los homosexuales de Estados Unidos que tengan pensado formar parte del Ejército de su país y que no podrán hacerlo gracias a la acción de los senadores republicanos, que han bloqueado el proyecto de ley para abolir la conocida como Don't Ask Don't Tell (DADT), vigente desde 1993 y que impide a este colectivo servir como soldados. 

Los demócratas no consiguieron reunir los 60 votos que necesitaban para sacar adelante el veto a la ley, quedándose en 57 votos. De este modo, se agotan las posibilidades de que el Congreso revoque la legislación anti homosexual, que en septiembre pasado ya intentaron tumbar sin éxito ante el frente común republicano.  

A principios de año, la Cámara de Representantes revocó la ley de 1993 al aprobar un amplio proyecto de ley de gastos de defensa pero, tras el bloqueo de ahora, no está claro que el Senado pueda hacer lo mismo antes de que termine la actual sesión legislativa.

A partir de enero, los republicanos recuperarán el control de la Cámara de Representantes y anularán la mayoría demócrata en el Senado tras la victoria electoral de noviembre, de modo que Obama tendrá que rebajar sus pretensiones legislativas con respecto al futuro.

La derrota electoral en noviembre complica el veto a la 'Don't Aks Don't Tell'

La política actual sobre la participación de homosexuales en el Ejército, instituida durante la presidencia de Bill Clinton, se ventila también en los tribunales. Quienes apoyan la revocación de la ley, incluyendo el secretario de Defensa, Robert Gates, han advertido de que la inacción del Congreso sobre el asunto podría tener repercusiones si los tribunales revierten la medida y no hay en marcha una transición ordenada.

Los detractores consideran que un cambio en la política actual, en momentos en que EE.UU. mantiene abiertos varios frentes de guerra, podría ocasionar interrupciones en la capacitación y seguridad de las tropas en el campo de batalla.

Previo al voto, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, culpó a los republicanos de bloquear el voto de la medida de defensa en el pleno de la Cámara Alta. 'Queda muy claro que están intentando agotar el tiempo' y bloquear el voto, se quejó Reid.

Haciéndose eco de Reid, el senador demócrata de Vermont, Patrick Leahy, criticó lo que tildó como un mal 'hábito' de los republicanos de recurrir a tácticas parlamentarias para postergar el voto de medidas a las que se oponen.

Tras la votación, el presidente de EEUU, Barack Obama, se mostró 'extremadamente decepcionado' a través de un comunicado. 'Una minoría de senadores obstaculiza los fondos de los que dependen nuestras tropas, nuestros veteranos y las familias de nuestros militares'. 'Esta ley anual se ha puesto en práctica cada año de los últimos 48 y nuestros militares no se merecen nada menos este año', insistió el presidente estadounidense, quien aseguró que la decisión republicana tenía como objeto impedir que se revocara la prohibición contra los homosexuales.

'Viola principios fundamentales de igualdad', dice Obama

Obama ha abogado en varias ocasiones en favor de que el Congreso derogue esa medida. Un reciente informe del Pentágono indica que no habría problema para abolirla si se concede el suficiente tiempo para formar a los soldados sobre el asunto.

La DADT 'perjudica nuestra seguridad nacional, disminuye nuestra preparación militar y viola principios estadounidenses fundamentales de igualdad, justicia e integridad', sostuvo el presidente en el comunicado. 'Aunque la votación haya sido decepcionante, no represente el fin de nuestros esfuerzos', pide Obama. 'Insto al Senado a retomar estos importantes asuntos antes de que concluya la legislatura'.

Por su parte, las organizaciones que velan por los derechos de los homosexuales en el Ejército critican que la derogación haya fracasado por culpa de las disputas políticas en el Congreso. El demócrata Joe Manchin, de Virginia Occidental, votó a favor de mantener la ley, informa el New York Times.

El presidente de la Campaña por los Derechos Humanos, Joe Solomonese, asegura que el 'mayor órgano deliberativo del mundo' ha caído en unas 'vergonzosas discusiones de patio de colegio que ponen las políticas partidistas por encima de los intereses' de los militares. Solomonese revela que mantendrán el pulso para conseguir la anulación de la DADT. Organizaciones de veteranos también han lamentado el resultado de la votación, puesto que en la misma iniciativa se incluía una gran partida presupuestaria en su beneficio.