Publicado: 03.01.2017 20:11 |Actualizado: 03.01.2017 20:11

Los republicanos retiran su plan contra la Oficina de Ética del Congreso tras las críticas de Trump

El presidente electo ha criticado en su cuenta de Twitter que los legisladores de su formación conviertan en "prioridad" el debilitar a la OCE, cuando hay "otros asuntos de una importancia mucho mayor".

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
Donald Trump el pasado día 21 en Palm Beach. /REUTERS

Donald Trump el pasado día 21 en Palm Beach. /REUTERS

WASHINGTON. - Los republicanos del Congreso de Estados Unidos han retirado su propuesta para debilitar una entidad de ética independiente después de que el presidente electo del país, Donald Trump, cuestionara en Twitter la iniciativa, que este martes iba a someterse al voto del pleno.

En una reunión de urgencia a puerta cerrada, los líderes republicanos de la Cámara baja, Paul Ryan y Kevin McCarthy, consiguieron imponer su voluntad y que la medida no sea debatida este martes en el Congreso, una acción que sofoca la pequeña rebelión iniciada anoche en otro encuentro a puerta cerrada.

Entonces, sin previo aviso, varios legisladores votaron a favor de una iniciativa para colocar la Oficina de Ética del Congreso (OCE), ahora independiente, bajo la jurisdicción del Comité de Ética de la Cámara baja, acusado en el pasado de ignorar acusaciones creíbles contra congresistas.

Desde su creación en 2008, tras varios escándalos de corrupción, la OCE ha contado con su propio equipo de investigadores que pueden examinar denuncias anónimas y hacer públicas sus investigaciones directamente, unos puntos ideados para preservar la independencia del órgano y que querían cambiar algunos republicanos.

El líder de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, mostró este martes en un comunicado su rechazo a la iniciativa de algunos legisladores de su formación y aseguró que la Oficina de Ética del Congreso podría seguir con sus investigaciones de forma independiente y sin depender de la Cámara baja.

"La gente no quería esta historia el día de la inauguración" del nuevo periodo de sesiones del Congreso, dijo a un grupo de periodistas al final de la reunión del martes el legislador republicano Tom Cole.

La polémica en el seno del Partido Republicano empezó justo el día en el que los legisladores toman posesión de sus escaños en el nuevo Congreso, donde los republicanos mantendrán la mayoría en las dos cámaras tras ganar las elecciones de noviembre pasado.

La marcha atrás de los republicanos se produce solo dos horas después de que Trump cuestionara la maniobra de sus compañeros de partido.

Trump recurrió a Twitter, como es habitual en él, para cuestionar que los legisladores de su formación, "con todo en lo que el Congreso tiene que trabajar", conviertan en "prioridad" el "debilitar" la OCE, a pesar de "lo injusta que pueda ser".

"¡Céntrense en la reforma tributaria, la asistencia sanitaria y tantas otras cosas de una importancia mucho mayor!", urgió Trump a los republicanos del Congreso.

En sus tuits, Trump no criticó como tal la maniobra de los republicanos para "debilitar" la OCE, al reconocer que es posible que sea una entidad "injusta", como consideran algunos legisladores conservadores, sino el hecho de que estén dando prioridad a ese asunto en el Congreso frente a otros, a su juicio, mucho más urgentes.