Público
Público

El rescate de los mineros ya es sólo cuestión de días

Se espera que la segunda perforadora llegue mañana hasta su refugio. Los socorristas que rescatarán a los 33 atrapados están ya en la cercana Copiapó

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La pesadilla de los 33 mineros chilenos atrapados en el yacimiento San José será menos larga de lo que se anunció al principio. Después de semanas de trabajo a marchas forzadas de tres perforadoras que han horadado los 688 metros de tierra que sepultan a los mineros, el lunes o el martes próximos podría empezar la fase final del rescate que deberá acabar con un encierro que dura ya desde el 5 de agosto.

Los cálculos más optimistas indican que mañana mismo la perforadora T-130, también conocida como Plan B, llegará a su destino en el fondo de la mina. Esta máquina ha cavado un túnel de casi un metro de ancho, lo requerido para permitir el descenso de la cápsula Fénix, el habitáculo en forma de pequeña jaula que traerá a los mineros, uno a uno, a la superficie.

Los ingenieros estudian si revestir el túnel de cemento para reforzarlo

'Estamos muy cerca de rescatarlos, y espero que esto ocurraantes de que yo viaje a Europa', dijo el lunes el presidente de Chile, Sebastián Piñera, que el próximo viernes iniciará una gira por Reino Unido, Francia y Alemania.

El jefe del operativo de rescate, André Sougarret, fue más cauto: 'Todos queremos que [el rescate] sea lo más pronto posible. Sin embargo, aún tenemos que hacer distintos análisis porque no podemos, a estas alturas, correr ningún tipo de riesgo', dijo.

Uno de los asuntos que aún quedan por estudiar es si el túnel excavado por la perforadora del Plan B necesitará ser revestido de acero (o encamisado con 26 tubos de 24 metros de altura cada uno), para evitar desprendimientos de tierra y piedras. La hipótesis que está prevaleciendo es que no será necesario, puesto que el orificio se ha perforado principalmente en roca sólida.

Se calcula que se tardará un día y medio en sacara todos los mineros

No obstante, Sougarret explicó que esa decisión sólo será tomada una vez que se hayallegado abajo, es decir, entre hoy y mañana. Si se decide encamisar el conducto, la operación de rescate tardaría unos diez días más. Otra opción que se está estudiando es revestir solamente los cien primeros metros de la perforación, que son los más propensos a desmoronarse.

Se revista el túnel o no, la cuenta atrás parece haber empezado. En la capital de la tercera región de Chile, Copiapó, el principal hospital ha previsto un helipuerto para que los trabajadores sean trasladados por aire desde el yacimiento que se encuentra a unos 60 kilómetros de la ciudad.

En Copiapó ya está un equipo de 16 socorristas y el lunes se escogió a tres de ellos para que desciendan a la mina.

El primero en bajar en la cápsula Fénix hasta donde se encuentran los trabajadores será un enfermero de la armada. Luego de que este asegure que las condiciones son aceptables, ayudará a colocarse en la cápsula al primer minero, que será alzado hasta la superficie con los ojos protegidos y un cinturón provisto de un monitor inalámbrico que le medirá la tensión y el ritmo cardiaco. También tendrá puesta una mascarilla de oxígeno y un micrófono para que pueda comunicarse con el exterior.

Según ha explicado el equipo médico, el principal riesgo que correrán los mineros serán desmayos a causa del ascenso y de que la concentración de oxígeno no será constante. Pueden llegar a vomitar.

En lo técnico, el principal problema podría ser que el dispositivo Fénix se atore en el conducto. Por ello (y a sugerencia de la NASA) la cápsula cuenta con una manilla que puede accionarse desde el interior y que abre una trampilla que, en caso de necesidad, permitirá al minero descender por una cuerda hasta el refugio.

Se espera que el trayecto dure cerca de 20 minutos con una grúa capaz de levantar hasta 400 toneladas. El protocolo establecido mandará que este primer minero sea revisado por un médico en cuanto deje la jaula. Se le consultará brevemente si percibió algún problema en el trayecto y después será llevado a un lugar dispuesto para un examen más exhaustivo, tras lo cual podrá descansar.

Un segundo socorrista bajará luego en el artilugio hasta el fondo de la mina y permanecerá junto al enfermero. Por precaución se ha considerado necesario que sólo salga un trabajador por hora, para que la cápsula sea revisada de forma detallada. De no mediar contratiempos, se tardará un día y medio en sacar a los 33.

Los trabajadores han sido clasificados en diferentes grupos: los hábiles, los débiles y los fuertes. Y en ese orden dejarán el yacimiento. Fuertes son los que han ejercido como líderes durante el encierro, y por su templanza dejarán el refugio en último lugar.

Fuentes gubernamentales explicaron a Público que junto al operativo de rescate se hallará un módulo de emergencia, con tres socorristas, dos enfermeros y el jefe médico de la armada. También estarán presentes los ministros de Minería, Laurence Golborne, y el de Sanidad, Jaime Mañalich. Ya en la sala de descanso, los mineros serán recibidos por el presidente Piñera, que los estará esperando.