Público
Público

El rescate en Pakistán plantea dificultades sin precedentes

La catástrofe arrasa 13 veces más escuelas que tres años de ataques talibanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carreteras y puentes anegados, más de 200.000 cabezas de ganado muertas o desaparecidas y la suma de casi siete millones de hectáreas de terreno cultivable desbordadas son el resultado de unas inundaciones que han dejado a la población paquistaní en una situación incluso peor que la que se vive tras un tsunami.

La OTAN se sumó ayer a las organizaciones que han ofrecido ayuda y puso a disposición de Pakistán sus aviones y barcos para llevar ayuda humanitaria. Un primer avión despegará este domingo de la base aérea de Geilenkirchen (Alemania) para transportar ayuda donada por Eslovaquia, indicó la Alianza Atlántica.

Las infraestructuras anegadas de agua y lodo han imposibilitado la llegada de la ayuda necesaria, por lo que desde la ONU se reclama la llegada con urgencia de helicópteros. Las peores inundaciones de la historia de Pakistán han dejado ya más de 1.600 muertos y el 17% de la superficie sumergida.

Las aguas estancadas han provocado de momento alrededor de 125.000 casos de diarrea aguda y las autoridades temen una segunda oleada de cólera, enfermedad de la que ya se han registrado 20 casos.Otro peligro que sufren los casi 20 millones de afectados es quedarse sin alimentos. La organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha alertado del peligro de que el ganado que queda perezca por inanición.

'La prioridad es llevar piensos a los animales, ya que una gran parte del alimento animal se perdió durante las inundaciones, así como medicamentos para curar a los animales', explicó David Doolan, experto de la FAO.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó que sólo se haya recaudado un 55% de los 460 millones de dólares que se habían solicitado para la emergencia.

La catástrofe ha destruido 13 veces más centros escolares que tres años de ataques por parte de la insurgencia talibán, que se opone a la educación femenina y ataca por ello las escuelas. Más de 5.500 colegios han quedado destruidos, lo que lastrará la educación en un país donde la tasa de analfabetismo ronda el 43%.

'Las inundaciones han dejado hecho jirones un sistema educativo ya renqueante', alertó el rotativo Dawn.