Público
Público

Reunión en Ginebra sobre el futuro nuclear de Irán

El 5+1 volverá a reclamar transparencia a Teherán sobre su programa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Catorce meses después de su último encuentro, el grupo 5+1 e Irán se reunirán esta semana en Ginebra para reanudar el diálogo nuclear, en un proceso en que no se esperan resultados concretos sino muestras de un compromiso real de negociar.

Así lo advirtió el viernes la oficina de la Alta Representante de la Unión Europea, Catherine Ashton. Ella será la jefa de la delegación y actúa en nombre del grupo 5+1 (los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU -EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia- además de Alemania).

Por su parte, el ministro de Exteriores iraní, Manouchehr Mottaki, señaló el sábado que con 'una voluntad seria de las dos partes, la reunión de Ginebra del lunes y el martes podrá conseguir los resultados esperados'.

El titular de Exteriores iraní valoró los comentarios de la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, quien afirmó que los iraníes podrían enriquecer uranio en un futuro 'una vez que demuestren que lo pueden hacer de forma responsable en acuerdo con sus obligaciones internacionales'. Clinton pidió expresamente a Teherán un 'espíritu constructivo' en Ginebra.

Poco después, Saïd Jalili, negociador iraní que encabezará el diálogo de Ginebra, afirmó que los derechos de sus país en materia nuclear 'no son negociables', dejando claro su posición antes de emprender de nuevo las conversaciones.

La apuesta se elevó hoy un grado más después de que Irán aunciara el domingo la producción de su primer lote de concentrado de uranio (yellowcake), que sirve de base a la producción de uranio enriquecido', señaló el jefe del programa nuclear persa, Ali Akbar Salehi.

En función del grado de enriquecimiento, el uranio puede servir de combustible para centrales nucleares o para la fabricación de armas atómicas.

La reunión que comenzará mañana en Ginebra, es la primera desde que Naciones Unidas aprobó la tercera ronda de sanciones económicas contra Irán.

Se espera que Jalili mantenga reuniones no sólo con Ashton, sino también con alguno de los representantes del 5+1.

Persiste la duda de si la delegación occidental aceptará o no la demanda iraní de que en las reuniones se traten otros temas además del nuclear. En función de los resultados de esta semana, una hipotética ronda se celebraría a comienzos del año próximo, a fin de dar seguimiento rápido a la primera.

Las conversaciones del año pasado sucumbieron después de que en noviembre de 2009, Irán rechazara una propuesta de EEUU, Rusia y el Reino Unido para intercambiar uranio enriquecido al 3,5 por ciento por combustible nuclear enriquecido al 20 por ciento para la planta de investigación que posee en Teherán.

Irán, Brasil y Turquía sellaron un documento conjunto en el que se sentaban las bases del intercambio de uranioEn febrero de este año, Irán desoyó las advertencias de la comunidad internacional y comenzó a enriquecer uranio al 20 por ciento, lo que llevó al Consejo de Seguridad de la ONU a que impusiera en junio nuevas sanciones.

Un mes antes, Irán, Brasil y Turquía sellaron un documento conjunto en el que recuperaban ese intercambio, aunque con otras condiciones, una propuesta que fue ignorada por el resto de países, que aprobaron las sanciones.

Teherán desea que este último acuerdo se convierta ahora en uno de los pilares de la negociación.

Gran parte de la comunidad internacional, con EEUU e Israel a la cabeza, acusa a Irán de ocultar, bajo su programa nuclear civil, otro de carácter clandestino y objetivos militares a fin de conseguir un arsenal atómico, una alegación que Teherán rechaza.