Público
Público

Una reunión con Obama a cambio de presos de Guantánamo

EEUU se empeñó en vender como algo beneficioso acoger a los liberados de la cárcel de Cuba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los diplomáticos estadounidenses recibieron una orden clara y directa del Departamento de Estado para conseguir aliados que acogieran en sus cárceles a los presos de Guantánamo, según documentos filtrados por Wikileaks: “Vamos a llegar a un acuerdo”, decía un mensaje enviado por la oficina de Hillary Clinton desvelado ayer por The New York Times.

Los embajadores se emplearon a fondo en el regateo con los países receptores de presos. Al Gobierno de Eslovenia le llegaron a ofrecer una reunión con el presidente de EEUU, Barack Obama, a cambio de acoger a un prisionero.

Los diplomáticos estadounidenses recurrieron otras veces a la treta de seducir a ciertos países con el argumento de que apoyando sus políticas aumentaría su peso internacional. A Bélgica le aseguraron, por ejemplo, que acoger presos de Guantánamo “es una opción de bajo coste para obtener prominencia en Europa”.

En otras ocasiones, la diplomacia norteamericana trató de comprar a ciertos estados. Al remoto país insular de Kiribati, en el océano Pacífico, le ofrecieron millones de dólares a cambio de aceptar el traslado de detenidos chinos musulmanes, según el periódico estadounidense.

A su llegada a la Casa Blanca en enero de 2009, Barack Obama prometió que cerraría el penal de la base de Guantánamo un año después. Una promesa que no ha logrado cumplir en lo que lleva de mandato. En la actualidad siguen encarcelados allí unos 170 presuntos terroristas.