Publicado: 30.10.2014 18:17 |Actualizado: 30.10.2014 18:17

Revocado el procesamiento de cinco militares españoles por presuntas torturas en Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un tribunal castrense ha revocado el procesamiento de cinco militares españoles por un presunto delito de torturas que tuvo lugar en una celda de la base española de Diwaniya, en Irak, donde dos ciudadanos iraquíes fueron torturados, como mostró un vídeo difundido por El País en 2013.

Los presuntos responsables han sido absueltos por el hecho de que "no exista certeza sobre la condición de los agredidos [el que fuesen prisioneros, civiles o terroristas]", lo que supone que el tribunal territorial militar defiende así la doctrina de Bush de que los convenios de Ginebra no se aplican a los presuntos insurgentes, tal y como recoge el citado diario.

Esta doctrina fue aplicada por el presidente George Bush (hijo) para poner en marcha Guantánamo

Los jueces castrenses sospechan que las víctimas podrían ser terroristas implicados en un atentado contra el centro de detención español el 27 de enero de 2004, por lo que estima que el ámbito de protección de los  citados convenios sólo "alcanza a los prisioneros de guerra y al personal civil, pero en ningún caso a los terroristas".

Así, el tribunal considera que la juez se precipitó al procesar a los militares españoles, al no existir certeza "sobre la condición de los agredidos [si eran civiles, prisioneros o terroristas]", y por la incertidumbre sobre "la normativa que debían cumplir las Fuerzas Armadas españolas" en lo que respecta al tratamiento de los detenidos.

La justicia militar no niega que los malos tratos no se hayan cometido, sino que ordena al juzgado que determine quiénes eran las víctimas; una tarea casi imposible, ya que el Ejército no cuenta con todos los registros de identificación de los miles de prisioneros que pasaron por las bases españolas.

La comúnmente denominada doctrina Bush o doctrina de Agresión Positiva fue la aplicada por el expresidente George Bush hijo para poner en marcha la prisión de Guantánamo, ubicada en Cuba. EEUU decidió considerar a los detenidos en Irak o Afganistán como "combatientes enemigos ilegales", y no como simples prisioneros, negándose a aplicarles los convenios de Ginebra y poniéndolos bajo la jurisdicción de comisiones militares.  El Supremo acabó en 2006 con esta interpretación, y Obama se comprometió en su primera legislatura a echar el cierre a esta cárcel, pero a día de hoy Guantánamo sigue abierta.