Publicado: 28.08.2014 11:32 |Actualizado: 28.08.2014 11:32

El rey Felipe de Bélgica y su padre resuelven su disputa por las facturas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El rey Felipe de Bélgica ha resuelto la disputa que mantenía con su padre, al que sucedió en julio de 2013, por el pago de ciertas facturas que la Casa Real no quiso cubrir por considerar que incluían gastos personales del rey Alberto y la reina Paola, informa hoy el diario Le Soir.

El descontento del rey Alberto con su nueva situación económica tras la abdicación ha aparecido en diversas ocasiones en los medios nacionales, que citan fuentes próximas al monarca al referir sus quejas por las dificultades que su nueva dotación reducida le plantea para seguir adelante con su agenda de compromisos. La confusión sobre los gastos que debe cubrir la Casa Real y los que deben correr a cargo de los recursos personales del rey Alberto ha quedado resuelta en junio, señala "Le Soir".

El rey Alberto está descontento con su situación económica desde su abdicaciónEsta publicación asegura que varias de las facturas que remitió el Palacio del Belvédère, residencia oficial del rey Alberto y la reina Paola, a la Casa Real fueron devueltas. El diario considera que tras la abdicación había que aclarar definitivamente el reparto de los gastos, después de que el rey Alberto II se beneficiara durante sus 20 años en el trono de una "lista civil" de gastos que cubría todo, desde los ligados a su función de rey (de mantenimiento, de personal, desplazamiento, actividad, material de oficina) y también de los vinculados a su vida privada (vacaciones y ocio).

Hasta la reforma de junio de 2013 el rey no tenía que justificar en qué se gastaba el dinero público, pero ahora la Casa Real belga debe presentar cada año un informe al Tribunal de Cuentas. Desde el 21 de julio del año pasado, Alberto II ya no dispone de una lista civil para los gastos, sino su hijo Felipe, pero sí recibe una dotación con la que pagar los gastos de su vida privada, mientras que los relacionados con su función pública los paga el actual rey, de acuerdo a Le Soir.

El diario indica que el Palacio de Belvédère quería por ejemplo que se le reembolsaran los gastos de material para el funcionamiento de la corona adquirido durante el reinado de Alberto II y que es utilizado por el nuevo rey. Su hijo Felipe se ha negado a pagar esta factura, aseguran las fuentes conocedoras de la disputa, que también afirman que siguen llegando todavía facturas desde Belvédère no ligadas a gastos oficiales relacionados con el ejercicio de la función de monarca.

El reparto de los gastos prevé que los relacionados con el coche oficial, muebles, material informático y de oficina y de personal ligados a la función real los debe pagar Felipe, en tanto que los automóviles privados del antiguo rey y de Paola, los empleados domésticos, del secretariado o las asistentas de Paola los cubre su padre, que también se hará cargo del mantenimiento del palacio.