Publicado: 17.11.2016 00:00 |Actualizado: 17.11.2016 00:07

El rey Felipe medió con el presidente Santos para evitar la expropiación de la filial colombiana de Gas Natural 

Unos 500 policías ocupan desde el martes las oficinas de la filial de Electricaribe para proteger los bienes de la compañía.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Una oficina de Electricaribe, la filial de Gas Natural Fenosa en Colombia, en Bogotá.

Una oficina de Electricaribe, la filial de Gas Natural Fenosa en Colombia, en Bogotá.

BOGOTÁ.—El monarca Felipe VI dedicó su reunión reservada con el Presidente Juan Manuel Santos durante la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, celebrada en Cartagena el 29 de Octubre, a interceder a favor de Gas Natural Fenosa, propietaria de la compañía de suministro de Electricidad “Electricaribe”, que cubre a siete departamentos de Colombia y que está acusada desde hace diez meses de incumplir sus obligaciones con unos dos millones y medio de usuarios.

La intervención del Rey provocó la protesta de representantes políticos parlamentarios y regionales. Por ejemplo, el Presidente del Partido Conservador, David Barguil declaró: ”El Rey de España tiene que venir a poner la cara por el incumplimiento de una empresa española. Que se la lleve a España”. Al parecer, el expresidente Felipe González, accionista de Gas Natural, donde fue nombrado consejero independiente “como estadista conocedor de Latinoamérica”, también habría intercedido ante el Gobierno colombiano.

Finalmente, los máximos directivos de la Compañía, su presidente, Isidro Fainé, y el Consejero Delegado, Rafael Villaseca, se reunieron durante todo el pasado fin de semana en el Palacio de Nariño para tratar sin éxito de que se paralizara la intervención de la filial colombiana de Gas Natural.

El expresidente Felipe González, accionista de Gas Natural, también habría intercedido ante el Gobierno colombiano

Entre las razones para intervenir a “Electricaribe” el Gobierno sostiene fundamentalmente la mala prestación del servicio, con continuos “apagones” por la falta de inversión para el mantenimiento de las redes eléctricas y el impago de obligaciones financieras y pagos a las generadores de energía, incluso el escándalo de los cobros por redes de distribución que construyó y sostuvo el Estado. El malestar es generalizado entre los gobernadores de los Departamentos de la costa: Atlántico, Bolívar. Cesar, Córdoba, La Guajira. Magdalena y Sucre, a los que la filial de Gas Natural se negaba a dar información sobre las deficiencias del servicio de suministro de electricidad domiciliaria. Incluso se temía un inminente “apagón” en la temporada invernal.



El Superintendente de Servicios Públicos, José Manuel Mendoza, justificaba la intervención en declaraciones a distintos medios: “La toma de posesión de Electricaribe (la filial colombiana de Gas Natural Fenosa) está respaldada por el mandato de la Constitución que le impone al Estado la obligación de la prestación eficiente de servicios públicos en todo el territorio nacional”. Por su parte, Gas Natural Fenosa se escuda en que su falta de liquidez estaría motivada por los impagos de clientes morosos por un monto de 1.259 millones de euros y por conexiones fraudulentas a la red que cubre Electricaribe.

Fenosa entró en Electricaribe en el 2000. Posteriormente, tras la fusión con Gas Natural en 2009, la nueva razón social adquirió el 85,38 de Electricaribe y desde entonces empezaron prácticamente las reclamaciones por el mal servicio en el suministro eléctrico domiciliario en la Costa.

Gas Natural Fenosa se escuda en que su falta de liquidez estaría motivada por los impagos de clientes morosos por un monto de 1.259 millones de Euros

La Intervención de la multinacional española ha provocado la mayor tensión entre Colombia y España en los últimos años. En la tarde de este miércoles, el Ministerio de Asuntos Exteriores español ha emitido una nota en la que manifiesta su deseo de que las medidas contra la multinacional española no sean definitivas.

En la práctica se abre un periodo de cuatro meses en los que el Gobierno de Colombia, a través de la Superintendencia de Servicios Públicos, pasa a administrar la filial de Gas Natural. A partir de este plazo, se puede decidir la prolongación de esta situación o, como piden las autoridades de la costa y los representantes de los usuarios, la expropiación de la compañía, con la correspondiente indemnización y su concesión a otra compañía colombiana o multinacional.