Público
Público

El rey saudí lanza un ultimátum a Siria y exige que pare las matanzas

"El Reino de Arabia Saudí pide el fin de la máquina de matar y de la sangría (...) antes de que sea demasiado tarde"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los tanques del Ejército sirio reanudaron los bombardeos sobre Deir al Zur, ciudad situada al este del país, cercana a Irak y a 450 kilómetros de Damasco, que ya fue bombardeada el domingo. Los ataques artilleros se centraron en dos barrios de Deir al Zur sin que se haya informado de bajas durante la jornada, aunque el domingo la oposición informó de más de 75 muertos entre esa ciudad y los pueblos cercanos.

La ofensiva volvió a poner de relieve el aislamiento internacional del presidenteBashar al Asad. El rey Abdalá de Arabia Saudí formuló graves acusaciones contra Damasco y dio un verdadero ultimátum al régimen sirio para que ponga fin a los ataques contra los manifestantes. Tanto Arabia Saudí como Kuwait han decidido retirar a sus embajadores en Damasco.

Riad y Kuwait retiran embajadores y convocan una cumbre del Pérsico

La situación en Deir al Zur se deterioró cuando los tanques volvieron a entrar en la ciudad, esta vez en el sector oriental, apoyados por la infantería, y abrieron fuego con ametralladoras y con proyectiles de 76 milímetros. Miles de vecinos de Deir al Zur han abandonado sus hogares y la ciudad en los últimos días.

Según los activistas, en Deir al Zur hay que contabilizar la muerte de 50 personas, y de otras 25 en los pueblos cercanos. La ciudad ha vivido numerosas manifestaciones contra el régimen desde que se inició la ola de protestas a mediados de marzo. Se calcula que el número total de muertos en el país se eleva ya a 1.700, mientras que la semana pasada Estados Unidos lo estimó en 2.000.

El régimen insiste en que el Ejército sólo actúa contra 'forajidos' que levantan barricadas, están armados y forman parte de bandas que aterrorizan a la población. Además, atribuye la mayoría de las muertes a esas 'bandas' y se queja de que las condenas internacionales no consideran esta circunstancia.

Los tanques del Ejército sirio siguen bombardeando la ciudad de Deir al Zur

En cambio, los rebeldes denunciaron que una mujer y dos de sus hijos de corta edad fueron abatidas en la mañana por una patrulla militar cuando se disponían a abandonar Deir al Zur en coche, en el barrio oriental de Al Hawiqa. Los opositores también informaron de que los soldados llevaron a cabo sendas campañas de detenciones y de registros de domicilios en la ciudad de Hama y en lalocalidad de Maarat Naaman.

La televisión oficial informó de que unos desconocidos volaron un puente de ferrocarriles cerca de Homs. El puente, de 440 metros de largo y a 17 metros de altura, une el norte con el sur del país y será necesario que transcurran al menos 20 días antes de que se pueda reparar y reanudar el tráfico de trenes.

La condena del rey Abdalá se comunicó a través de Al-Arabiya, una cadena de capital saudí. Abdalá ha estado en continuo conflicto con Siria a causa de una soterrada guerra de influencias en Líbano. Damasco apoya a los chiíes de Hizbolá, mientras que Riad respalda a los suníes de Hariri. Además, Riad encarna la aversión que muchos suníes sienten hacia los chiíes, y también está en conflicto con Irán. Estas circunstancias han colocado a los saudíes en el mismo carro que Israel.

Los rebeldes vuelan el puente, junto a Homs, que conecta norte y sur del país

'Lo que está ocurriendo en Siria no es aceptable para Arabia Saudí. El futuro de Siria sólo tiene dos opciones: o elige su propia sabiduría o se verá arrastrada a las profundidades del caos y de las pérdidas', advirtió el monarca mediante un comunicado leído ante las cámaras. Sus palabras representan un escalón más en las condenas internacionales y tienen un valor crucial.

'El Reino de Arabia Saudi (...) pide el fin de la máquina de matar y de la sangría, y hace un llamamiento a la cordura antes de que sea demasiado tarde. Siria debería obrar con sabiduría antes de que sea demasiado tarde y tiene que aplicar reformas que no sean simplemente promesas sino verdaderas reformas', advirtió el monarca.

La condena de Abdalá se suma a la que formuló el domingo la Liga Árabe, que hasta ahora había mantenido la posición de que lo que ocurre en Siria es un 'asunto interno'. El domingo, la Liga Árabe dijo estar 'alarmada' por la situación e hizo un llamamiento al fin de la violencia.

Por su parte, Ankara confirmó que el ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, visitará el martes Damasco portando un 'duro mensaje' para el presidente Asad. Los turcos han endurecido su posición en las últimas semanas, exigiendo a las autoridades sirias que efectúen reformas políticas con urgencia y sin demora.

Kuwait confirmó la retirada de su embajador de Damasco y dijo que muy pronto sereunirán los países árabes del golfo Pérsico para abordar la situación en Siria, lo que podría desencadenar una cascada de condenas.