Público
Público

"Está en riesgo nuestro trabajo, nuestro pan"

Los empleados de la banca chipriota se manifiestan ante el Ministerio de Economía y ante el Parlamento en protesta por las medidas de reestructuración del sector

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Varios miles de personas se han manifestado en las calles de Nicosia contra la utilización de las fondos de la caja de la Seguridad Social de los trabajadores de banca para el rescate del sector bancario chipriota. La manifestación partió de la sede del sindicato de empleados de banca y se dirigió al Ministerio de Finanzas, para posteriormente marchar hacia el Parlamento. Los manifestantes gritaban eslóganes como 'Manos fuera de los fondos de pensiones' y 'Todos unidos, empleados y depositarios', además de exigir la dimisión del gobernador del Banco Central.

Los empleados de banca temen que la reestructuración del sector, además de despidos, provoque la pérdida de los fondos destinados a sus pensiones y su seguro médico. 'He venido a manifestarse porque se está decidiendo sobre nuestro futuro. Aunque, ¿tenemos futuro?', se preguntaba Dimitris Dimitriu, con una carrera de 35 años en el Laiki Bank. 'Todo indica que Laiki [el segundo banco del país] cerrará', opinó Dimitriu, al que le faltan unos cuatro años para la jubilación: 'Voy a perderlo todo. Tenemos que asegurarnos al menos los fondos de pensiones'.

'Está en riesgo nuestro trabajo, nuestro pan', se quejaba, Eftijios Odiseos, también empleado del Laiki, expresando su 'rabia' contra 'los europeos y los políticos (chipriotas) que no han administrado bien la situación'. Además, advirtió de que los trabajadores del sector podrían anunciar una huelga para el martes -cuando está prevista la reapertura de los bancos tras el corralito- si no se satisface sus demandas.

La ley reestructuración del sector bancario aprobada anoche por el Parlamento con los votos del partido gobernante DISY (conservador) y parte de sus aliados de centro, está dirigida especialmente a la división del Laiki Bank, el segundo mayor de Chipre, en un banco bueno y un banco malo, aunque también podría ser utilizada para la liquidación de otras entidades financieras. Según reconoció el propio vicepresidente de DISY, Averof Neofytu, esta medida podría poner en riesgo los 600 millones de euros de las cajas de pensiones depositados en ese banco, pero prometió que durante el fin de semana se buscaría 'una solución' para este tema.