Público
Público

Rohinyas La oleada de violencia en Birmania causa un centenar de muertos y la huida de 38.000 rohinyás del país

La ONG Fortify Rights alerta de "crímenes masivos y atroces". La ONU pide calma para "evitar una catástrofe humanitaria".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Civiles evacuan una zona cercana al lugar donde se ha producido un enfrentamiento entre militares y rohinyás en el estado de Rakhine. EFE

Al menos 38.000 miembros de la minoría musulmana rohinyá han cruzado la frontera con Bangladesh en la última semana huyendo de la violencia en el estado de Rakhine, en el noroeste Birmania (Myanmar), desde que el pasado 25 de agosto se produjera un ataque del insurgente Ejército de Slavación Rohinyá de Arakan (ARSA) contra puestos policiales y militares en la zona, que causó una contundente respuesta de las fuerzas de seguridad dejando más de un centenar de muertos (la mayor parte guerrilleros).

Una fuente de la ONU en Bangladesh que solicitó el anonimato confirmó esta cifra a EFE.

El Ejército birmano, cuyo gobierno no reconoce a la comunidad rohinya, aumentó en agosto su presencia en el estado de Rakhine, donde se calcula que viven más de un millón de personas pertenecientes a esta minoría musulmana, desatando una violencia que ha hecho a miles de personas cruzar a Bangladesh, un país que también ignora a este pueblo. 

"La situación es urgente. Se siguen cometiendo masivamente crímenes atroces. El gobierno civil y los militares tienen que ejercer todo su poder para prevenir más ataques", dijo el director ejecutivo de la ONG Fortify Rights, Matthew Smith, en una nota de prensa. Smith señaló como "imperativo" que "Bangladesh permita a los refugiados cruzar la frontera para evitar más muertes", petición que también ha hecho el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

La ONU expresó este viernes su "profunda preocupación" por los informes sobre la violencia perpetrada por las fuerzas de seguridad de Birmania y y pidió calma para "evitar una catástrofe humanitaria", indicó la portavoz adjunta del jefe de Naciones Unidas Eri Kaneko en un comunicado.

Este éxodo se produce nueve meses después de que al menos 70.000 rohinyás huyeran de la misma zona en medio de ataques indiscriminados del Ejército tras otro ataque de insurgentes rohinyás, una campaña militar denunciada por la ONU y ONGs por la vulneración de los derechos humanos.

Las autoridades de Bangladesh han intentado impedir el ingreso en el país de los rohinyás desde la semana pasada.

Main Uddin, jefe de la Policía de Teknaf, en el área fronteriza, indicó a Efe que vecinos de la zona han recuperado en las últimas horas los cuerpos de 16 rohinyás, dos de ellos niños, en diferentes puntos del río Naf, que separa Bangladesh de Birmania.

Con ellos, ya son al menos 40 los miembros de esta comunidad que han muerto en este río tratando de salir de Birmania.

Un líder hindú local, Ranjit Das, dijo a Efe que al menos 412 miembros de esa religión han llegado también al país provenientes de Birmania.

Entre 300.000 y 500.000 rohinyás viven en Bangladesh, de los que solo unos 32.000 tienen estatus de refugiado, y viven en campos en el distrito de Cox's Bazar.