Público
Público

Roma despierta neofascista

La izquierda culmina su fracaso con su primera derrota en la capital en 15 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Partido Democrático (PD) de centroizquierda volvió ayer a besar la lona en las elecciones municipales y regionales celebradas en 43 localidades y cinco regiones de Italia.

El golpe más duro lo recibió Francesco Rutelli en Roma, el bastión de la izquierda reformista italiana durante los últimos 15 años, que fue derrotado por el candidato derechista del Pueblo de la Libertad (PDL), Gianni Alemanno, por casi siete puntos de diferencia. Alemanno es uno de los principales líderes del neofascista partido Alianza Nacional que preside Gianfranco Fini.

A falta de la confirmación definitiva, el candidato derechista de Berlusconi obtuvo un 53,5% de los votos frente al 46,4% del ex alcalde y ex ministro de Cultura, Francesco Rutelli.

El desánimo que ha provocado esta derrota en las filas del PD es aún mayor si se tiene en cuenta que en la primera vuelta de las elecciones municipales, que coincidió con los comicios generales celebrados el 13 y 14 de abril, Rutelli obtuvo el 45,8 % de los votos frente al 40,7% de su adversario.

Riesgo de ruptura

Tras este descalabro de la izquierda -el fascismo no gobierna la capital italiana desde la época de Benito Mussolini-, el conglomerado de siglas que logró agrupar Walter Veltroni bajo el paraguas del PD hace escasamente seis meses, amenaza con estallar y romperse en mil pedazos.

La prensa italiana comenzó ayer mismo a hablar de 'terremoto político' para referirse a los resultados de Roma.

Alemanno señaló, pocos minutos después de conocer su triunfo, que 'cuando se gana hay que ser benévolo con los derrotados y, aunque nosotros recibimos todos los venenos de la izquierda en esta campaña electoral, les tiendo la mano porque deseo ser el alcalde de todos los romanos'.

Poco después, el triunfalismo se apoderó de la sede de Alianza Nacional en la capital italiana. El nuevo alcalde indicó que la derecha no se había cobrado una preciada pieza del tablero político 'sino que hemos tomado toda Roma'. Fini indicó que se trataba de 'la victoria más bella' lograda por los neofascistas en los últimos años.

Con esta victoria, el poder de Berlusconi, tras la mayoría absoluta lograda en la Cámara de Diputados y el Senado, el control en 12 de las 19 regiones del país y la alcaldía de Milán, ha terminado de completarse.

El único borrón lo protagonizó su candidato a la presidencia de la región del Lazio, Alfredo Antoniozzi, que con casi el 48% de los votos, fue derrotado por el representante de la izquierda, Nicola Zinngaretti.

Además de Roma, se renovaron 43 ayuntamientos en disputa, seis de ellos capitales de provincia, como Sondrio, Vicenza, Massa, Pisa, Viterbo y Udine.  

La participación registrada en esta segunda vuelta fue 19 puntos inferior a los computados en los comicios municipales y de 29 puntos respecto a las elecciones provinciales del 13 y 14 de abril.

La victoria neofascista coincidió con una fecha histórica. Ayer se cumplió el 53º aniversario de la ejecución de Benito Mussolini.