Público
Público

Roma estudia imponer un impuesto a los manifestantes

Para saldar el gasto adicional que las protestas suponen en concepto de limpieza y seguridad, ha argumentado el acalde de la ciudad, Gianni Alemanno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El alcalde de Roma, el conservador Gianni Alemanno, ha anunciado que el consistorio capitalino está estudiando la introducción de un impuesto a la celebración de manifestaciones en sus calles para saldar el gasto adicional que éstas suponen en concepto de servicios de limpieza y de seguridad.

'Deben pagar algo, no podemos pagar sólo nosotros', manifestó el alcalde de Roma en referencia a los manifestantes. Alemanno, miembro del gobernante Pueblo de la Libertad (PDL) liderado por el primer ministro Silvio Berlusconi, subrayó, asimismo, que aquellos que critican la medida no conocen los costes que la ciudad debe afrontar con cada manifestación.

Alemanno explicó que una protesta que logre reunir a 10.000 personas tiene un coste de cerca de 7.000 euros para el ayuntamiento en concepto de horas extraordinarias de la policía municipal y de 10.000 euros por los servicios de limpieza y sanitarios.

El anuncio del alcalde de Roma levantó las críticas tanto de la oposición como del centro derecha.

Así Renata Polverini, presidenta de la región del Lacio, cuya capital es Roma y que se presentó a los últimos comicios regionales en alianza con el PDL, comentó que, pese a comprender el problema planteado por Alemanno, no cree que sea posible 'penalizar ulteriormente a aquellos que salen a las calles para reivindicar un derecho o defender el propio puesto de trabajo'.

'No existen límites a la fantasía del alcalde a la hora de inventar nuevas tasas'

Desde las filas del partido opositor de Italia de los Valores (IDV), Antonio Borghesi, portavoz de la formación en la Cámara de los Diputados, mostró su oposición a la medida al comentar: 'IDV está estudiando introducir una tasa sobre las palabras lanzadas al viento por ciertos políticos'.

En esta misma línea se posicionó el principal partido opositor, el Partido Demócrata (PD), desde el que se afirmó que 'no existen límites a la fantasía del alcalde (de Roma) a la hora de inventar nuevas tasas'.

'Querría recordar a Alemanno que la libertad de manifestarse está garantizada por la Constitución y por las reglamentaciones sucesivas', subrayó el líder del PD en el ayuntamiento romano, Umberto Marroni.