Público
Público

Romney acepta el reto republicano y apunta a Obama

El conservador se convirtió esta madrugada en candidato oficial a las presidenciales en EEUU. En su discurso, cargado de ataques al actual inquilino de la Casa Blanca, prometió crear 12 millones de empleos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El exgobernador de Massachusetts Mitt Romney aceptó hoy la candidatura del Partido Republicano a la presidencia de EEUU con 'humildad y profundamente conmovido por la confianza depositada en mí'.

'Acepto su nominación como candidato a la Presidencia de EEUU', dijo Romney en medio de ovaciones y ante miles de delegados, que corearon 'U-S-A, U-S-A', en el último día de la Convención Nacional Republicana en Tampa (Florida).

Romney, de 65 años, comenzó su discurso con referencias a Estados Unidos como una 'nación de inmigrantes' que vinieron en busca de libertad de religión, libertad de expresión y la oportunidad de construir sus vidas 'o empezar un negocio con sus propias manos'.

Romney: 'EEUU necesita empleos, un montón de empleos' El candidato pintó un panorama sombrío de la situación en EEUU cuatro años después de la elección del presidente Barack Obama, en la que, a su juicio, 'la mayoría de los estadounidenses ahora tiene dudas', por primera vez, sobre el futuro de sus hijos.

El nuevo candidato oficial a la presidencia de la Casa Blanca prometió utilizar su experiencia en los negocios para crear empleo. EEUU necesita 'empleos, un montón de empleos', dijo Romney durante su discurso.

El tándem formado por Romney, político y empresario de éxito, de 65 años, y el congresista Paul Ryan, de 42, se ha presentado ante el electorado estadounidense como el idóneo para resolver el problema del empleo.

Romney mencionó, aunque no desarrolló, los cinco elementos del plan con el que pretende crear 12 millones de empleos, si gana las elecciones del 6 de noviembre.

Se basará, dijo, en la independencia energética de Norteamérica para 2020, la reforma educativa, la promoción del comercio, el apoyo al empresariado para asegurar 'que sus inversiones en EEUU no desaparecerán como las de Grecia', y en la defensa de los pequeños negocios.

También reiteró su promesa de reducir el déficit y encaminar al país hacia unas cuentas equilibradas, objetivos que han constituido la ocupación principal de su compañero de fórmula, Paul Ryan, durante su etapa como presidente del comité presupuestario de la Cámara de Representantes.

Los republicanos están buscando el voto de los descontentos e indecisos que se han enfrentado a dificultades económicas y que piensan que Obama ha malgastado su oportunidad.

Romney atacó una y otra vez a Obama y llegó a ridiculizar sus políticas: 'Obama les prometió parar la subida de los océanos y curar el planeta. Mi promesa es ayudarles a ustedes y a sus familias'. También prometió defender 'la santidad de la vida', la institución del matrimonio y la libertad religiosa.

Romney: 'Obama les prometió parar la subida de los océanos y curar el planeta'Romney recordó que, hace cuatro años, los estadounidenses sintieron 'un entusiasmo renovado sobre las posibilidades que ofrecía' Obama, y mantuvieron su 'optimismo' en el futuro.

Esa esperanza, enfatizó Romney, era compartida por cada familia que buscaba una mejoría, cada pequeño negocio que buscaba la prosperidad y cada graduado universitario en busca de trabajo. 'Desearía que el presidente Obama hubiese tenido éxito, porque quiero que EEUU tenga éxito. Pero sus promesas han dado lugar a decepción y división', aseguró.