Público
Público

Romney gana en Maine y se consolida como rival de Obama

Se repone de las últimas tres derrotas frente a Santorum. El candidato lidera la carrera republicana con 120 delegados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El precandidato presidencial republicano Mitt Romney se ha repuesto de las derrotas del martes pasado en tres estados. Lo ha conseguido con una ajustada victoria en Maine y respaldado por los activistas en el sondeo de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, en inglés), donde los más de 10.000 asistentes le han entregado su apoyo en forma del 38% de los votos. Por detrás de él, Santorum ha logrado el 31% del apoyo, seguido de Gingrich, que queda en tercer lugar accediendo a un 15%.

Romney ha logrado el 39% de los votos (2.190) en las asambleas populares de Maine, seguido muy de cerca por el legislador de Texas Ron Paul, quien pese a haber puesto muchas esperanzas en estos comicios para obtener su primera victoria en la carrera presidencial, alcanzó un insuficente 36% (1.996).

El ex gobernador de Massachusetts, que había perdido las últimas tres contiendas electorales ante el ex senador de Pensilvania Rick Santorum, había echado el resto en los últimos días para hacerse con la confianza de los republicanos de Maine y continuar a la cabeza en la carrera presidencial, que lidera tras estos resultados con 120 delegados.

El objetivo de Romney en Maine era lograr que sus votantes apostarán por él para convencer al ala más conservadora del Partido Republicano y dar un golpe de efecto. De hecho, el comité republicano de este pequeño estado no es vinculante, al igual que Iowa, Colorado y Minnesota, por lo que ninguno de los 24 delegados del Partido Republicano que estaban en juego en el estado están obligados a votar por un candidato concreto.

Tanto Santorum como el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich no imprimieron apenas esfuerzos en esta campaña y quedaron rezagados en los resultados, obteniendo el 18% y el 6% de los votos respectivamente.

El ex gobernador de Massachusetts, que había visitado Maine durante el día, dio las gracias a sus seguidores a través de un comunicado, ya que cuando el líder del Partido Republicano en ese estado hizo públicos los resultados, Romney se encontraba en la costa oeste para asistir a un evento de recaudación de fondos. Según el precandidato, su victoria en este pequeño estado significa que los ciudadanos de Maine han enviado 'un claro mensaje' de que es necesario un cambio en la Casa Blanca.