Público
Público

Rosa Otunbáyeva toma posesión como presidenta de Kirguistán

Rosa Otunbáyeva, de 59 años, desempeñará el cargo hasta diciembre de 2011. Ha anunciado su intención de potenciar la economía y mejorar el bienestar de la población

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rosa Otunbáyeva ha tomado hoy posesión como presidenta de Kirguistán. Ejercerá esta función para el periodo de transición hasta el 31 de diciembre de 2011, tal y como establece la Constitución aprobada en referéndum el pasado 27 de junio.

'A partir de hoy Kirguizistán comienza una nueva fase política. El pueblo ha elegido hoy una nueva base para edificar un Estado independiente: el sistema parlamentario', ha dicho Otunbáyeva, de 59 años. En su discurso de investidura, Otunbáyeva ha recalcado que la elección de un sistema parlamentario ha sido una opción sopesada. Desde su punto de vista, este régimen político es el que más se ajusta al carácter y a las tradiciones del pueblo kirguís.

Ha subrayado también que las nuevas autoridades están dispuestas a 'cooperar constructivamente' con todas las fuerzas políticas del país. Sus objetivos, prosigue, apuntarán a satisfacer las 'necesidades sociales de la población'.

La presidenta ha resaltado que la gran tarea que afronta el Estado kirguís es elevar su potencial económico. 'Tenemos el propósito de fortalecer la base legislativa para potenciar una economía liberal, para garantizar la propiedad privada y crear todas las condiciones para el desarrollo innovador de la economía', a lo que ha querido añadir que ha llegado la hora de acabar con las políticas contra los derechos de los empresarios, las relaciones de mercado y la actividad privada.

'En este complejo trance histórico espero el respaldo de todo mi pueblo, el apoyo de mis correligionarios políticos y la comprensión de los opositores', dijo la presidenta kirguís, que ha tomado posesión del cargo tres semanas después los sangrientos choques entre kirguises y uzbekos en el sur del país, que se cobraron centenares de víctimas mortales y provocaron la huida de decenas de miles de refugiados.