Público
Público

Kenia La rotura de una presa en Kenia causa un "mar de agua" que deja al menos 47 muertos

Las paredes del embalse, situado en la cima de una colina en el condado de Nakuru, reventaron el miércoles por la noche cuando los habitantes de la zona se preparaban para cenar.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Personas alrededor de los cádaveres en un área residencial al norte de Nakuru - AFP

Una presa se derrumbó en el valle del Rift en Kenia después de semanas de fuertes lluvias, desatando un "mar de agua" que arrasó dos pueblos y dejó al menos 47 muertos.

Las paredes de la presa, situada en la cima de una colina en el condado de Nakuru, a 190 kilómetros al noroeste de Nairobi, reventaron el miércoles por la noche cuando los habitantes de la zona se preparaban para cenar.

El torrente de agua excavó un sima de color marrón oscura en la ladera de la colina y arrasó todo a su paso: tendido eléctrico, viviendas y edificios, incluida una escuela de primaria.

"El agua ha causado una gran destrucción de vidas y propiedades. La extensión de los daños todavía no ha sido determinada", dijo en un comunicado el gobernador de Nakuru, Lee Kinyajui.

Varias personas caminan sobre el barro después de la rotura de la presa en Kenia. REUTERS/Thomas Mukoya

En Solai, Veronica Wanjiku Ngigi, de 67 años, dijo que estaba en casa preparando té con su hijo alrededor de las 8 pm (1700 GMT), cuando su nuera entró corriendo para decir que la presa había cedido y que necesitaban subir a algún terreno elevado rápidamente.

"Era un mar de agua. Mi vecino murió cuando el agua arrolló la pared de su casa. Era ciego así que no pudo correr. Encontraron su cuerpo por la mañana", dijo. "Mis otros vecinos también han muerto. Todas nuestras casas están en ruinas"

Tras una dura sequía el año pasado, el este de África se ha visto afectado por dos meses de lluvias intensas, que han afectado a cerca de un millón de personas en Kenia, Somalia, Etiopía y Uganda. Ya antes de que se rompiera la presa, el Gobierno de Kenia dijo el miércoles que las lluvias habían matado a 132 personas y desplazado a alrededor de 222.000.