Público
Público

Ruby desmonta la línea de defensa de Berlusconi

La joven niega que 'Il Cavaliere' desconociera su edad y origen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Silvio Berlusconi sabía que Karima el Mahgroug, alias Ruby, era menor de edad. Y además fue él quien le sugirió que se hiciera pasar por la nieta del entonces presidente egipcio, Hosni Mubarak, si tenía algún problema.

En especial, si alguien le pedía cuentas por los regalos que iba a recibir: un sobre con 50.000 euros y un piso gratis durante cinco años en la urbanización Milano 2. Al menos eso es lo que la joven le contó a la Fiscalía de Milán el 3 de agosto de 2010. Un testimonio que debió de ser razón suficiente para que la jueza Cristina di Censo diera el martes el visto bueno al juicio contra el primer ministro italiano por abuso de poder y prostitución de menores.

Según Ruby, ella misma reveló al primer ministro que era menor

El diario La Repubblica publicó ayer algunos extractos del testimonio de la joven ante los fiscales, que desmonta la línea oficial de defensa de los abogados del jefe de Gobierno italiano. El principal argumento de los letrados es que, en mayo de 2010, el primer ministro creía de verdad que Ruby era nieta del rais egipcio y por ello ordenó su liberación a la Policía de Milán para evitar un conflicto diplomático.

La joven mantiene, sin embargo, que si bien en un primer momento le mintió sobre su edad y origen, después le reveló el engaño: 'Cuando me propuso mudarme a aquella casa [en el complejo inmobiliario Milano 2], tenía que decirle cómo estaban las cosas. No podía mentirle más. Le dije la verdad: era menor y no tenía documentos', declaró Ruby.

La confesión se la hizo en marzo en la mansión de Arcore y Berlusconi encontró rápidamente la solución. 'Me sugirió: Dile a todos que eres la nieta de Mubarak y así podrás justificar los recursos que pondré a tu disposición'. Además de la casa, según el testimonio de la joven, 'un sobre con 50.000 euros'.

El jefe de Gobierno le sugirió que se hiciera pasar por nieta de Mubarak

¿Y todo a cambio de qué? 'Berlusconi me llevó a una habitación donde estábamos solos. Me dijo que mi vida cambiaría y, aunque no me habló explícitamente de relaciones sexuales, no me costó mucho entender que me proponía acostarme con él'.

Ayer, el primer ministro se mostró en plena forma ante los periodistas, aunque no quiso comentar nada del juicio: 'Por amor a la patria, no hablaré de este tema. Pero sólo digo una cosa: no estoy preocupado'. Berlusconi participaba en una rueda de prensa con el ministro de Economía, Giulio Tremonti,en la que anunciaron la prórroga a una serie de medidas destinadas a fomentar los créditos para las pequeñas y medianas empresas.

Il Cavaliere afirmó que no tiene ninguna duda de que terminará la legislatura porque sigue contando con el apoyo de su socio de Gobierno, Umberto Bossi, el líder de la Liga Norte. Por tanto, no dimitirá y, además, 'la mayoría del Gobierno en el Parlamento se ampliará a 325 diputados'.

Este mensaje hace pensar que el primer ministro trabaja en la adhesión de nuevos tránsfugas como los que le salvaron en la moción de censura de diciembre. Los principales candidatos son algunos diputados de Futuro y Libertad, el partido de su exsocio y archienemigo Gianfranco Fini, sumido en una guerra interna por la dirección.

Mientras tanto, la izquierda sigue apoyándose en el creciente descontento social por los escándalos sexuales de Berlusconi. Con las elecciones en mente, el Partido Democrático envió ayer por correo cuatro millones de octavillas pidiendo a los ciudadanos su firma para solicitar la dimisión de Berlusconi.

Su presidente, Pierluigi Bersani, se propuso en enero recoger diez millones de esas peticiones.