Publicado: 07.08.2014 12:31 |Actualizado: 07.08.2014 12:31

Rusia concede tres años de residencia a Edward Snowden

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 
Rusia ha concedido un permiso de residencia de tres años a Edward Snowden, el hombre que reveló al mundo las prácticas de espionaje masivo que lleva a cabo la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense, tal ha comunicado este jueves su abogado. Se conoce que el whistleblower, que solicitó a finales de julio la renovación por otro año del permiso de asilo que recibió de Moscú en 2013, cuenta con un trabajo en algún lugar de Rusia, pero sus actividades y localización permanecen secretas. 

Snowden rechazó una vida acomodada en Hawai para revelar las prácticas de espionaje de la NSASnowden se convirtió en el mayor filtrador de documentos de la historia cuando, en junio de 2013, contacto con el periodista norteamericano Glenn Greenwald, transmitiéndole una gran cantidad de información de Inteligencia clasificada por el Gobierno estadounidense. Snowden, que había trabajado para la CIA y como contratista privado para la NSA, reveló que la agencia de seguridad había puesto en marcha numerosos programas de espionaje que interceptaron los metadatos de llamadas telefonicas y comunicaciones electrónicas tanto de millones de ciudadanos de todo el mundo como de decenas de líderes políticos y Jefes de Estado

El encuentro tuvo lugar en Hong Kong, a donde el excontratista había llegado desde de Hawai tras pedir un permiso de dos semanas para tratarse de epilepsia. Las primeras publicaciones de Greenwald, que colaboró con el periódico británico The Guardian y el estadounidense The Washington Post, llegaron el 6 de junio y tuvieron como protagonista al programa Prism. Una semana después, Snowden reveló su identidad como autor de las filtraciones. Ante la amenaza de que el Gobierno chino lo capturara y extraditara a Estados Unidos, viajó a Rusia con la ayuda de un salvoconducto especial del Gobierno ecuatoriano, emitido con carácter de Urgencia por el embajador del país en Londres, presionado por el líder de Wikileaks Julian Assange. 

Cuando el Gobierno ecuatoriano supo de la actuación unilateralde su embajador en Londres retiró el salvoconducto a Snowden, al que por entonces también le había sido retirado el pasaporte estadounidense. El 25 de junio Vladimir Putin confirmó que el filtrador de documentos seencontraba en la terminal internacional de Sheremétyevo y confirmó que "jamás lo entregaría a Estados Unidos". Snowden permaneció en el aeropuerto de Moscú más de un mes, emitiendo solicitudes de asilo hacia más de 20 países, entre ellos, España. 

EEUU presionó a España, Francia y Reino Unido para forzar el registro del avión presidencial de Evo MoralesTodos los estados europeos negaron su solicitud por diferentes motivos, en su mayoría, burocráticos. Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela le ofrecieron asilo, pero Estados Unidos amenazó con represalias a cualquier país que intentara acoger a Snowden. La potencia norteamericana demostró hasta qué punto estaba dispuesta a impedir que su exanalista de seguridad escapara cuando obligó a España, Francia y Reino Unido a no permitir la entrada en su espacio aéreo del avión oficial de Evo Morales, presidente de Bolivia, ante la sospecha de que podía estar ocultando a Snowden en el regreso de un viaje oficial a Rusia.

El aparato de Morales se vió obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en Austria y permitir que agentes estadounidenses revisaran su avión, violando así su inviolabilidad internacioal como Jefe de Estado y el derecho del Estado Boliviano a conceder asilo a una persona sobre la que no pesaba ninguna orden de captura internacional.

Las revelaciones de Snowden mostraron que el Gobierno estadounidense, junto con a su más cercanos aliados (Reino Unido, Australia, Nueva Zelanada y Canadá) había desarrollado programas de espionaje secretos aproechando la ingente cantidad de datos que se transmiten en las comunicaciones online. En la mayoría de los casos, esta información se componía de metadatos: interlocutores, duración de las comunicaciones, localización, que eran analizados por expertos de los países miembros Five Eyes, nombre recibe la alianza en materia de Inteligencia de estos cinco socios. 

A través de las nuevas publicaciones de The Guardian y The Washington Post se conoció que la NSA había espíado, sin orden judicial, la navegación de millones de personas que consideraba sospechosas en foros, páginas web, chats o redes sociales, con la colaboración de las empresas que ofrecían estos servicios. Organizaciones de todo el mundo denunciaron la violación de derechos fundamentales que suponen estas prácticas y comenzaron campañas en defensa de Internet ante la gravedad de las revelaciones. La Unión Europea pidió explicaciones a Estados Unidos y un amplio grupo de eurodiputados de todas las ideologías solicitó el cese de las relaciones bilaterales con Estados Unidos , que no se produjo.

Brasil condenó duramente las prácticas de la NSA y ha aprobado la regulación más completa para proteger la neutralidad de InternetBrasil fue el país que reaccionó de forma más enérgica ante el escándalo de espionaje, mediante un discurso de su presidenta Dilma Rousseff ante la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2013. Días antes, Rousseff había conocido que la NSA había pinchado sus comunicaciones personales y accedido a la información secreta sobre los recursos energéticos del país con la intención de beneficiar a las empresas norteamericanas en las subastas para la explotación de yacimientos de petróleo. Brasil prometió entonces una serie de medidas para asegurar la neutralidad de la red e impedir que Estados Unidos y sus aliados violaran sistemáticamente los derechos fundamentales de ciudadanos y la soberanía de países "amigos" bajo el pretexto de la persecución de terroristas.

Las promesas de Rousseff cristalizaron en el Marco Civil de Internet, una legislación que reconoce a la Red como un bien común y espacio de desarrollo colectivo. Aprobado en 2014, el nuevo reglamento brasileño ha sido ampliamente alabado internacionalmente al reconocer muchas de las peticiones de los defensores de la red. A pesar de los intentos infrutuosos de Rousseff para extender estas medidas al terreno internacional, las revelaciones de Snowden han funcionado como un "despertador" que ha concienciado a millones de usuarios sobre la necesidad de defender un Internet imparcial y alejado del poder de Estados Unidos y las grandes empresas que colaboran con sus agencias de inteligencia.