Publicado:  05.02.2012 14:17 | Actualizado:  05.02.2012 14:17

Rusia defiende la "racionalidad" de su veto a la resolución sobre Siria

Varios países critican a Moscú y Pekín por frenar el texto de condena de la ONU

 

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rusia ha salido al paso de las críticas recibidas tras vetar ayer junto a China la resolución contra Siria del Consejo de Seguridad de la ONU. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha defendido "la racionalidad y la objetividad" de su decisión.

Anteriormente, representantes de varios países, como Yemen, Qatar, Turquía, Túnez o Egipto -en su mayoría primeros ministros y titulares de Exteriores- en la última jornada de la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) cargaron contra el mal uso de la capacidad de veto de Moscú y Pekín, contra la lógica subyacente en el bloqueo y corresponsabilizaron a Rusia y China de las masacres del régimen de Bachar al Asad.

La nobel de la Paz y periodista yemení Tawakkul Karman abrió la sesión y acusó a Rusia y China de cargar con la "responsabilidad moral y humana" de las "masacres diarias" en Siria, que suman más de 6.000 muertos, y de haber "respaldado vergonzosamente" al "régimen criminal" de Asad, lo que desató los aplausos del público.

"Ahora es tiempo para el cambio. Las estructuras de la guerra fría serán eliminadas"

Por su parte, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, argumentó que Rusia y China "no votaron ayer basándose en las realidades actuales", sino según "la lógica de la Guerra Fría". Los cambios que está viviendo Oriente Medio se deben en gran medida a que en la región aún prevalecen "estructuras de la guerra fría" y "regímenes arcaicos", agregó. "Ahora es tiempo para el cambio. Las estructuras de la guerra fría serán eliminadas o transformadas. No queremos dos frentes en nuestra región", afirmó Davutoglu.

Sin embargo, el titular de Exteriores ruso ha explicado que, de la misma manera que se exige al régimen sirio, los "grupos armados extremistas" que desatan la violencia en Siria deben ser citados debidamente en la resolución, lo cual no se ha producido este sábado. Lavrov ha tildado de "absolutamente provocativo" el hecho de que la resolución no estableciera ninguna demanda a dichos grupos, lo que, en palabras de Lavrov, preocupaba a Rusia por el hecho de que pudiera condicionar el diálogo político nacional en Siria.

"Hemos dicho reiteradamente que no estamos protegiendo a Al Asad"

En este sentido, también ha manifestado su oposición a que la resolución exigiera la retirada de las fuerzas de seguridad del régimen de las ciudades sirias y ha reprochado que se reclamara la dimisión del presidente de Siria, Bashar al Assad. "Hemos dicho reiteradamente que no estamos protegiendo a Al Asad, sino al Derecho Internacional por la prerrogativa del Consejo de Seguridad de la ONU de no interferir en los asuntos internos de un país", ha argüido Lavrov.

Entre tanto, varias decenas de manifestantes libios han irrumpido en la embajada rusa en Trípoli en protesta por el veto y para exigir a las autoridades libias que expulsen al embajador ruso en Libia. En el momento del asalto, en el que no se han producido daños físicos ni materiales, el embajador no se encontraba en el edificio, aunque sí había varios funcionarios y empleados de la misión diplomática, que abandoaron la sede, según aseguraron varios manifestantes.

Hasta el momento, el CNT no se ha pronunciado sobre la postura rusa en el Consejo de Seguridad, ni sobre el asalto del edificio diplomático, que se encuentra en el barrio tripolitano de Dahra, en el centro de la ciudad. Los manifestantes acusan a Rusia de apoyar a los regímenes árabes durante las revueltas de la Primavera Árabe y de mantener un papel neutral durante la guerra que derrocó al régimen del coronel Muamar al Gadafi.

PUBLICIDAD

Comentarios