Publicado: 31.03.2016 12:09 |Actualizado: 31.03.2016 12:09

Rusia envía artificieros a Siria
para limpiar Palmira de minas

Las primeras unidades de zapadores rusos ya ha llegado a territorio sirio. Moscú se comprometió con la UNESCO a cooperar en la evaluación de los daños infligidos a la ciudad histórica tras estar controlada durante casi un año por el Estado Islámico.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La milenaria ciudadela de Palmira, tras la batalla para la expulsión del Estado Islámico. REUTERS/SANA

La milenaria ciudadela de Palmira, tras la batalla para la expulsión del Estado Islámico. REUTERS/SANA

MOSCÚ. - El Gobierno de Rusia ha enviado a Siria a un grupo de expertos para limpiar de minas y explosivos la ciudad histórica de Palmira. El grupo terrorista autodenominado Estado islámico se hizo con el control del enclave en mayo de 2015 y durante estos meses ha dinamitado dos templos romanos, un arco y varias torres funerarias, entre otros monumentos. Además, ha sembrado las ruinas de minas y bombas, según las autoridades sirias y rusas.

Las primeras unidades de zapadores rusos que participarán en las tareas de desminado han llegado a Jmeimim, la base que acoge al grupos aéreo desplegado por Moscú en el país árabe, según ha informado el Misterio ruso de Defensa. El destacamento es "completamente autónomo y está dotado de los medios más modernos", e incluye una unidad con perros adiestrados en la búsqueda de explosivos, recoge un comunicado del ministerio ruso.



El pasado domingo, después de que el ejército sirio, con apoyo aéreo ruso, recuperara Palmira, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció el envío de especialistas militares para ayudar en el desminado de la histórica ciudad. Rusia, además, se comprometió con la UNESCO a cooperar en la evaluación de los daños infligidos a Palmira, declarada patrimonio de la Humanidad, y en el diseño de un plan para restaurar sus monumentos.

Las autoridades sirias han anunciado que los trabajos de restauración en Palmira, uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, podría comenzar ya en junio próximo. El presidente sirio, Bashar al Asad, también pidió el miércoles el apoyo de la ONU para tratar de "reconstruir" la zona, con la esperanza de que siga siendo un "icono cultural" de relevancia internacional.