Publicado: 03.05.2014 17:28 |Actualizado: 03.05.2014 17:28

Rusia exige a EEUU que obligue a Kiev a detener las operaciones militares en el este de Ucrania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha pedido este sábado al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que obligue a Ucrania a suspender las acciones militares y retirar las tropas del la zona este del país, de mayoría rusohablante y partidaria de la independencia de Kiev.

"La operación de castigo en el sureste de Ucrania sumirá al país en un conflicto mortal entre hermanos", expresó Lavrov en conversación telefónica con Kerry, sobre la "operación antiterrorista" que el Gobierno de Ucrania lanzó el viernes en la ciudad de Slaviansk para recuperarla de manos de las milicias armadas prorrusas, según informan las agencias moscovitas.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso ha pedido al secretario de Estado de EEUU que utilice su influencia para detener estas operaciones. "Aún hay opciones", siempre que se abra un proceso de diálogo nacional en el que estén representadas todas las regiones ucranianas y que los "terroristas" de Sector de Derechas, un grupo neonazi ucraniano con un gran peso en el Gobierno de Kiev, sean perseguidos, ha expresado Lavrov.

Según ha revelado el Ministerio que dirige Lavrov, éste también ha defendido una mayor implicación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) para velar por el cumplimiento de la declaración de Ginebra para la reducción de la tensión pactada entre Moscú, Washington y Kiev.

Más de 130 personas, detenidas por los disturbios en Odessa Este sábado, Lavrov también ha conversado con el presidente de turno de la OSCE, el suizo Didier Burkhalter, con el que "ha confirmado la necesidad de que se cumpla íntegramente la declaración de Ginebra" sobre Ucrania. Unas afirmaciones que han llegado después de que las milicias prorrusas hayan dejado en libertad a los observadores internacionales que permanecían secuestrados hace una semana.

Lavrov y Burkhalter han abordado la actual situación en Ucrania y, en particular, "la conducta violenta de los radicales" en Odesa, donde los enfrentamientos entre partidarios de ambos bandos desencadenó un incendio en un edificio sindical en el que hubo más de 30 muertos de ideología prorrusa, 46 muertos en total según el último balance oficial.

El Kremlin ve responsables de esta tragedia, la más mortífera desde el derrocamiento del expresidente de Ucrania Víktor Yanukóvich, a las autoridades ucranianas y a Occidente. "Las autoridades de Kiev no solo son responsables directas, sino cómplices de estas actividades criminales. Están hasta los codos de sangre", declaró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

"La tragedia de Odesa ha sido producto de "la connivencia de aquellos que se consideran la autoridad de Kiev, quienes han permitido que los extremistas y los radicales hayan quemado viva a gente, hay que subrayar, que estaba desarmada", hizo saber a través de un comunicado recogido por Russia Today.

Además de los muertos, 50 personas han precisado ser atendidas por los servicios sanitarios, de las cuales diez eran miembros de las fuerzas de seguridad, según un comunicado del Ministerio.

Los disturbios comenzaron este viernes cuando cientos de prorrusos reventaron una concentración de partidarios del nuevo Gobierno ucraniano. La Policía ha confirmado el fallecimiento de cuatro personas en estos choques, por lo que la jornada se ha saldado en Odesa con al menos 35 fallecidos. Más de 130 personas han sido detenidas como consecuencia de los enfrentamientos.