Publicado: 04.03.2014 11:53 |Actualizado: 04.03.2014 11:53

Rusia prueba un misil balístico intercontinental en claro desafío a Washington

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente ruso, Vladímir Putin, advertía esta mañana en rueda de prensa que se "reserva el derecho a actuar" con "todos los medios" a su alcance si la situación se desborda en las regiones del este de Ucrania, habitadas por rusohablantes, como ocurrió en Kiev. Apenas unas horas después, Rusia ha probado un misil balístico intercontinental en clara advertencia, tanto a Estados Unidos como a la comunidad internacional, de que no va a dejar la provincia de Crimea fuera de su control. El ensayo ha sido un "éxito" según las autoriddades rusas.

El misil ha sido un RS-12M Topol,  lanzado desde la región de Astrajan sur, cerca del Mar Caspio y la ojiva simulada alcanzó su objetivo en un campo de pruebas en Kazajistán, afirmó la agencia de noticias estatal RIA citando al portavoz del Ministerio de Defensa, Igor Yegorov. El lugar de lanzamiento, Kapustin Yar, está cerca del río Volga, a 450 km al este de la frontera con Ucrania. "El misil de prueba alcanzó con la precisión programada un objetivo señalado en el polígono de Sari-Shagan", explicó Yegórov.

Según ha informado la Casa Blanca, el lanzamineto estaba previsto y aprobado en el marco de los tratados internacionales, previos a la crisis de Crimea. Ambas potencias firmaron una serie de tratados para restringir el número de misiles balísticos intercontinentales en 2010, pero Moscú ha indicado que aceptará más recortes en un futuro cercano y está tomando medidas para modernizar su arsenal nuclear. El presidente Vladimir Putin ha subrayado que Rusia debe mantener una disuasión nuclear fuerte, en parte a causa de un escudo antimisiles que Estados Unidos está construyendo en Europa, que según Moscú podría socavar su seguridad.

El modelo RS -12M Topol tiene 20 metros de largo y es conocido en la jerga de la OTAN como el SS- 25 Sickle (Hoz). Se puso por primera vez en servicio en 1985 , seis años antes de la caída de la Unión Soviética, y está diseñado para transportar una ojiva nuclear. Su autonomía es de 10.500 kilometros. Tiene tres etapas y funciona con combustible sólido.

Rusia confía en que los misiles balísticos intercontinentales Tópol y Bulavá -todavía en estado de pruebas y que se emplazarán en submarinos nucleares de última generación- le permitan mantener la paridad nuclear con Estados Unidos por lo menos durante el próximo medio siglo.

El presidente ruso, Vladimir Putin, durante la conferencia de prensa- REUTERS

Este lanzamiento, aunque previsto, se ha producido apenas unas horas después de que el presidente ruso rompiera su silencio en una conferencia de prensa sobre sus intenciones en la provincia autónoma de Crimea, donde ya ha advertido de que se reserva su derecho a intervfenir militarmente cuando considere que los acontecimientos se desbordanen una región geoestratégica clave para Rusia, a través de la que controla el Mar Negro ylos movimientos de mercancías.

No obstante, el líder del Kremlin aseguraba que su país no contempla la anexión de la república autónoma ucraniana de Crimea.

Putin ha advertido de que las sanciones internacionales contra Rusia por su intervención en la república autónoma ucraniana de Crimea serían contraproducentes y perjudicarían a todas las partes. "Los que deberían pensar en las consecuencias [de las sanciones] deben pensar en primer lugar en aquellos que las quieren introducir. En el mundo contemporáneo, donde todo está relacionado y todos dependen unos de otros de alguna manera, claro que se puede dañar unos a otros, pero será un daño mutuo", subrayó el presidente ruso.

"Si nuestros colegas del G-7 no quieren venir (a la cumbre del G-8 en Sochi), pues nada"

También respondió a la decisión del Grupo de los Siete países más desarrollados (G-7) de suspender los preparativos para la cumbre del G-8 (G-7 y Rusia) en Sochi, afirmando que las autoridades rusas continúan la labores para su organización. "Nos estamos preparando y nos alegraremos de recibir a nuestros colegas, pero si no quieren venir, pues nada", dijo Putin.