Público
Público

Rusia se rebela contra el corralito chipriota porque perjudica a sus empresas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Injusta, poco profesional y peligrosa'. Así ha calificado el presidente ruso, Vladimir Putin, la medida anunciada por el Gobierno chipriota sobre la quita a los depósitos bancarios como condición para un resacte a la isla mediterránea de 10.000 millones de euros. De aprobarse en el Parlamento, obligará a los ahorradores, residentes o no, a pagar un impuesto extraordinario estimado en el 12,5 % sobre los depósitos de más de 100.000 euros y el 3 % sobre el resto y, por tanto, afectará a todas las empresas y bancos rusos que operan en Chipre.

'No andaremos con rodeos, esto (la quita) se asemeja a una simple confiscación de dinero ajeno', declaró el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, según agencias locales. La decisión no ha gustado en Moscú, a pesar de que tampoco el Kremlin tiene en estima a las empresas y ciudadanos rusos que han llevado a Chipre su dinero, procedente a menudo de la economía sumergida e incluso de la actividad criminal.

La isla mediterránea ostenta el dudoso honor de ser el primer destino en la fuga de capitales desde Rusia, al tiempo que también lidera el capítulo de las inversiones extranjeras en este país, con más de 13.000 millones de dólares, según datos del Banco Central ruso. Por ello, no lo tendrá fácil el ministro de Finanzas chipriota, Michalis Sarris, cuando vaya a Moscú el miércoles para pedir una prórroga de cinco años y una rebaja de los intereses sobre el crédito de 2.500 millones de euros que Rusia concedió a Chipre en 2011.  

Su homólogo ruso, Antón Siluánov, advirtió de que Rusia se replanteará la reestructuración de la deuda de Chipre ante la nueva situación que perjudica a los depositantes rusos, que de hecho acumulan unos 20.000 millones de dólares en cuentas de Chipre, más de una quinta parte de todos los depósitos en los bancos de la isla. 'La decisión del Eurogrupo de introducir un impuesto sobre los depósitos se adoptó sin consultar con Rusia, por eso estudiaremos de nuevo nuestra participación en la reestructuración del crédito concedido', dijo el titular de Finanzas ruso. Siluánov subrayó que 'la decisión de introducir un impuesto sobre los depósitos, es, bajo nuestro punto de vista, injusta, ya que los problemas de supervisión y regulación bancaria se les endosan a los depositantes'. 

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, considera que es asunto del Gobierno de Nicosia decidir la cuantía de los porcentajes de la quita prevista para los ahorradores en Chipre. La alternativa de demandar  parte de los fondos necesarios para rescatar su banca fue propuesta por las propias autoridades de la isla mediterránea, según ha asegurado Steffen Seibert, portavoz de Merkel. Y, por esta razón, se ha mostrado convencido de que 'el reparto de la carga es asunto del Gobierno chipriota'.

Tras comentar que no son las autoridades alemanas sino las chipriotas las que toman ese tipo de decisiones, Seibert señaló que la aportación chipriota es 'indispensable' para evitar la quiebra del país. Anteriormente, el miembro alemán en el directorio del Banco Central Europeo (BCE), Jörg Asmussen, abrió la posibilidad de que Chipre modifique los porcentajes de la quita prevista para los ahorradores.

Tras subrayar que la situación en Chipre es excepcional, Asmussen declaró hoy en Berlín que lo importante es que se asegure la cifra de 5.800 millones de euros establecida como aportación de los ahorradores al rescate de la banca en ese país. El director alemán del BCE subrayó en ese sentido que el porcentaje de la participación de los ahorradores puede ser alterado, en referencia al acuerdo que parece haber sido alcanzado para que quienes tengan depósitos inferiores a 100.000 euros paguen una tasa del 3% -en vez del 6,75% fijado inicialmente- y un 9,9% -en lugar del 12,5%-  para quienes cuenten con depósitos superiores a dicha cifra. Los ministros de Economía del Eurogrupo analizarán hoy en una teleconferencia, sobre las 19.30 horas (hora española), la propuesta de Chipre sobre este cambio de porcentajes.

El ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici, también ha negado hoy, como Merkel, que la quita chipriota responda a un 'dictado de la Unión Europea'.  'Es un acuerdo en el marco del Eurogrupo', aclaró. Asimismo, Moscovici se ha declarado a favor de que los 'pequeños ahorradores modestos' de Chipre queden exentos de contribuir al rescate. 

'El parlamento chipriota debe tomar sus propias decisiones y validar o no el acuerdo, modificarlo en el momento que sea necesario si los chipriotas quieren hacer que los pequeños ahorradores modestos queden exonerados de la tasa. Yo estoy dispuesto a escuchar esa posición', declaró Moscovici ante los medios de comunicación.