Público
Público

Rusia registra sus máxima histórica de calor con 37,2 grados

Moscú ha registrado hoy la mayor temperatura desde 1920. La ola de calor se ha cobrado más de 1500 vidas y provocado la pérdida del 20% de la superficie cultivable

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los termómetros moscovitas marcaron hoy 37,2 grados, la máxima absoluta registrada en la capital rusa. El país sufre desde finales de junio una de las olas de calor más prolongadas de los últimos decenios.

 'La estación meteorológica del VVTs (Centro Panruso de Exposiciones, en sus siglas en ruso) registro hoy  una temperatura de 37,2 grados', indicó un portavoz del Servicio de Meteorología de Moscú.

La anterior marca se batió en 1920, según los registros oficiales, cuando los termómetros llegaron a marcar 36,8 grados. 'No sólo se ha batido el récord del día sino también de todo el mes (de julio), que fue de 36,5 grados en 1936', agregó el portavoz.

En los 130 años de registros oficiales, sólo otros seis años las temperaturas llegaron o superaron los 35 grados al menos en un día del verano: en 1890, 1897, 1920, 1936, 1981, 1996.

El Servicio de Meteorología anunció que las temperaturas no bajarán hasta finales de esta semana y pronosticó que el jueves los termómetros podrían subir hasta los 39 grados.

La ola de calor está causando estragos en todo el país. Se han perdido ya más de 10 millones de hectáreas de cultivos (el 20% de la superficie cultivable rusa) y 23 regiones permanecen en estado de emergencia, según la ministra de Agricultura, Elena Skrínnik.

Según las autoridades rusas, la ola de calor ha provocado la peor sequía que ha sacudido Rusia en más de un siglo y que también ha acabado con miles de toneladas de peces en las piscifactorías.

También hay que lamentar pérdidas humanas. Sólo en los dos últimos meses más de 1500 personas han fallecido ahogadas en todo el país en lagos y estanques cuando trataban de rebajar el calor, muchos de ellos en estado de embriaguez.

No obstante, no todos los rusos lamentan el calor, algunos han visto en esta crisis meteorológica otra oportunidad para hacer negocio.