Público
Público

Saakashvili promete dar una democracia total a Georgia

El presidente ofrece reformas la víspera de la visita de Biden

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 8 de agosto del año pasado, un confiado Mijail Saakasvhili, el presidente de Georgia, lanzó una ofensiva contra las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia, ambas apoyadas por Moscú. El conflicto se resolvió con una clara derrota militar para Georgia. Un año después, el fracaso se centra en la figura de Saakasvhili.

Acosado por la oposición y las continuas protestas en las calles de Tiflis, el presidente georgiano anunció este martes una serie de reformas democráticas en la víspera de la llegada al país del vicepresidente estadounidense Joe Biden.

Saakasvhili prometió ante el Parlamento, controlado por su partido, la celebración de elecciones locales, acabar con la designación directa de los alcaldes y la reducción de los poderes presidenciales. También anunció, sin entrar en detalles, que está dispuesto a que los miembros de la oposición formen parte de los consejos de los medios audiovisuales estatales.

'Todos debemos entender que debemos construir nuestro país por medios democráticos, con elecciones, y no gritando en las calles', dijo Saakasvhili en el Parlamento.

Las medidas son insuficientes para la oposición. Sobre todo para los que no tienen representación parlamentaria, los más críticos con el presidente. Consideran que Saakasvhili no ha propuesto ninguna solución para recuperar el control sobre Osetia del Sur y Abjasia. Las dos regiones han declarado la independencia, algo que sólo ha sido reconocido por Rusia y Nicaragua.

Eka Beselia, una de las líderes de la oposición calificó la intervención de Saakasvhili como 'movimiento de relaciones públicas', pero sin presentar las medidas necesarias.

'Saakasvhili está intentado crear la ilusión del pluralismo, pero nada de lo que diga puede ser tomado en serio', declaró Beselia a la agencia AP. 'El país está en una profunda crisis, le exigimos elecciones anticipadas y él habla de elecciones municipales. Esto no es serio', añadió. La oposición considera que el presidente ha traicionado el espíritu democrático que le llevó al poder tras la Revolución Rosa de 2003.

Saakasvhili espera este miércoles contar con el apoyo de EEUU en sus reclamaciones territoriales sobre Osetia del Sur y Abjasia y satisfacer, al mismo tiempo, las demandas de Washington de medidas democratizadoras en Georgia. El presidente georgiano contó en los últimos ocho años con un respaldo absoluto por parte de Estados Unidos. La Administración Bush apadrinó la entrada de Georgia a la OTAN, algo que no se concretó pero que alimentó la tensión con Moscú.

En el último año, varios de los aliados de Saakasvhili le han abandonado para unirse a las filas de la oposición o crear sus propios partidos como Irakly Alasania, ex embajador de Georgia en Naciones Unidas. El partido de Alasania ha aglutinado a una docena de las organizaciones opositoras que el pasado abril lanzaron una campaña de 'desobediencia nacional' en la que exigían la dimisión de Saakasvhili.