Público
Público

Un sacerdote belga confiesa haber abusado de un menor

El sacerdote ha admitido los hechos tras una denuncia anónima ante la comisión que investiga los casos de pederastia en la Iglesia belga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nuevo caso confeso de abusos a menores por parte de sacerdotes de la Iglesia católica en Bélgica. El religioso, François Houtart, ha reconocido haber abusado, en dos ocasiones, de un menor hace 40 años.

Houtart, de 85 años, ha reconocido los hechos en las páginas del diario Le Soir después de una denuncia anónima ante la comisión que estudia los casos de pederastia en la Iglesia belga.

En ella, sin dar nombres, se señalaba a un sacerdote de la región de Lieja que en los años 70 habría abusado de un niño en dos ocasiones.

Houtart ha pedido que se detenga la campaña que promueve su candidatura al Nobel de la Paz 

Según Le Soir, el denunciante es un primo de Houtart y la víctima su hermano, otro primo del religioso que entonces tenía 8 años de edad.

En declaraciones al periódico, Houtart ha admitido haber 'tocado las partes íntimas' del menor en dos ocasiones, algo que ha calificado como 'irreflexivo e irresponsable'.

Según ha asegurado, entonces propuso a los padres de la víctima renunciar al sacerdocio y asumir las consecuencias de sus actos, pero ellos le pidieron que consultase a un profesor del seminario de Lieja que le habría aconsejado que continuase en la Iglesia y se centrase en sus estudios de sociología de las religiones.

Houtart ha explicado además que ha pedido que se detenga la campaña que trata de promover su candidatura al Nobel y que ha dimitido de su puesto en la ONG 'Centro Tricontinental', de la que fue fundador.

Conocido en algunos círculos como el 'papa del altermundismo', Houtart fue profesor de sociología en la Universidad Católica de Lovaina la Nueva entre 1958 y 1990 y uno de los impulsores del Foro Social Mundial de Porto Alegre.

El pasado septiembre, un estremecedor informe reveló más de 500 casos de abusos documentados a través de testimonios voluntarios y en primera persona que relataron las 'barbaridades' cometidas a menores entre 1960 y 1980. (Informe)