Público
Público

Sale adelante la Ley Antiburka en Francia

El Senado francés prohíbe llevar ropa que oculte el rostro en los espacios públicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Senado francés aprobó ayer el proyecto de ley que prohíbe llevar indumentarias que oculten el rostro en los espacios públicos, en los mismos términos adoptados por la Asamblea Nacional a mediados de julio pasado. Así, el Parlamento dio el visto bueno definitivo a la llamada Ley Antiburka. No obstante, ahora le toca al Consejo Constitucional examinar la legalidad del texto. Si el Constitucional no pone objeciones, se abriría un período de seis meses de 'mediación' y de 'pedagogía', según el Gobierno. Después, hacia la primavera de 2011, entraría efectivamente en vigor el principio según el cual 'nadie puede, en el espacio público, llevar una indumentaria destinada a disimular su rostro'.

246 senadores votaron a favor del texto y sólo uno en contra. Esa unidad aparente esconde las fuertes divergencias que ha ocasionado el lanzamiento de esta ley por el Gobierno y por la mayoría conservadora. La mayoría de senadores de la izquierda boicotearon la votación. Pese a ser contrarios al porte de los velos integrales, estiman que la ley es 'oportunista' e 'ineficaz', y que su aplicación traerá más problemas que soluciones.

Un nuevo delito: 'disimulación forzosa del rostro', castigado con un año de cárcel y 30.000 €Aunque el objetivo de la ley es claramente prohibir los velos integrales impuestos a las mujeres por ciertos tradicionalistas, el texto evita mencionar religiones. Para no incurrir en situaciones ridículas, se ve en la obligación de señalar que hay excepciones, casos en los que es necesario o deseable cubrirse el rostro: en moto, por razones de salud como un vendaje, en deportes como el esgrima, o en fiestas del tipo carnaval y manifestaciones artísticas.

Según la ley, una mujer que salga a la calle con un velo integral podrá ser sancionada con una multa de 150 euros, que puede ser sustituida (o acompañada) por un 'cursillo de ciudadanía'. Una persona que obligue a una mujer a llevar un velo integral cometería un nuevo delito, el de 'disimulación forzosa del rostro', castigado con un mínimo de un año de cárcel y 30.000 euros de multa.

La izquierda ha señalado que la ley sólo servirá para que esos individuos oculten en sus domicilios y en los desplazamientos a las mujeres, por lo que será más difícil solucionar el problema y ayudar a las víctimas de esa forma de machismo. Por otro lado, Amnistía Internacional ha subrayado que la ley violará la libertad de expresión de aquellas mujeres que, por voluntad propia, deseen llevar un velo integral.