Público
Público

Saleh sofoca a sangre y fuego la revuelta en Yemen

La Guardia Republicana, a las órdenes del dictador yemení, asaltó de madrugada el campamento base de la oposición con fuego de mortero y francotiradores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alí Abdulá Saleh ha vuelto a Yemen dispuesto a sofocar a sangre y fuego la revuelta contra su despiadado régimen. La Guardia Republicana, a las órdenes del dictador yemení, asaltó de madrugada el campamento base de la oposición con fuego de mortero y francotiradores. Las tropas de Saleh mataron al menos a 17 personas entre civiles y soldados rebeldes e hirieron a decenas más cuando intentaban escapar del brutal desalojo de la denominada Plaza del Cambio, frente a la Universidad de Saná.

Los opositores, que llevaban ocho meses acampados en la plaza, se dispersaron, pero volvieron a concentrarse a primera hora de la mañana a medio kilómetro de su ubicación original. Además, convirtieron una mezquita cercana en un hospital de campaña. Algunos médicos se acercaron a ayudar tras escuchar los disparos e intuir que se estaba produciendo una masacre. 'Uno de los fallecidos tuvo una muerte horrible por fuego de mortero. Sólo recuperamos la mitad de su cadáver', explicó a Reuters el doctor Mohammed al Qubati.

El asalto llega sólo dos días después de que Saleh anunciase que había regresado al país desde Arabia Saudí para traer 'la paloma de la paz'. El dictador, que lleva 32 años en el poder, dijo también que ordenaría la retirada de los puntos de control y de los militares de las calles de la capital. 'Otra mentira más', comenta con amargura una yemení en Twitter.