Publicado: 04.01.2016 12:03 |Actualizado: 04.01.2016 12:14

La Sanidad inglesa lanza una aplicación que mide el azúcar en alimentos y bebidas

La herramienta escanea los códigos de barras y revela la cantidad total de azúcar de los productos en número de terrones o en gramos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La Sanidad inglesa lanza una aplicación que mide el azúcar en alimentos y bebidas./OMS

La Sanidad inglesa lanza una aplicación que mide el azúcar en alimentos y bebidas./OMS

LONDRES.- Las autoridades sanitarias de Inglaterra han presentado este lunes una aplicación para móvil que informa al usuario sobre la cantidad de azúcar que contienen los alimentos y bebidas, a fin de atajar la crisis de obesidad en el Reino Unido.

La aplicación, muy didáctica y que puede descargarse de manera gratuita, escanéa los códigos de barras y revela la cantidad total de azúcar de los productos en número de terrones o en gramos.



Caries, diabetes y obesidad en niños 

Esta iniciativa se enmarca dentro de la nueva campaña Change4Life de la Public Health England (PHE), una agencia del Servicio Nacional de Salud británico (NHS), que alerta de que los niños están ingiriendo una media de azúcar tres veces mayor que el límite recomendado.

De acuerdo con la PHE, los niños ingleses de entre cuatro y diez años toman en torno a 22 kilos de azúcar al año (alrededor de 5.500 cubitos de azúcar), por encima del peso medio de un niño de cinco años.

Los límites diarios recomendados, según establece la autoridad sanitaria de la región, es de cinco cubos de azúcar o 19 gramos para niños de entre cuatro y seis años; seis cubos o 24 gramos para niños de siete a diez años; y siete cubos o 30 gramos para aquellos con 11 años o más.

La "app" se ha creado para concienciar sobre la cantidad elevada de azúcar que contienen los alimentos que se consumen a diario. En 2013, cerca de un tercio de la población con cinco años y casi la mitad de los niños con ocho años tenían caries, alerta la agencia.

Esta campaña también avisa de otros riesgos relacionados con el azúcar, como la diabetes o la obesidad, y anima a las familias a escoger alternativas más saludables. La aplicación funciona con más de 75.000 productos, y ofrece una guía rápida para ayudar a los padres a evaluar, a la hora de la compra, qué alimentos perjudican la salud de sus hijos.

La jefa de Nutrición de la PHE, Alison Tedstone, destacó que los niños incluyen dosis demasiado elevadas de azúcar en sus dietas y que esto conduce a dolorosas caries, al aumento de peso y a la posibilidad de sufrir serios problemas de salud más adelante.

Los adultos obesos o con sobrepeso tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, diabetes de tipo dos y algunos cánceres, recordó., recordó.

Especificar las "calorías ocultas" de las bebidas alcohólicas

Asimismo, la Asociación británica de gobiernos locales (LGA, por sus siglas en inglés) pidió el pasado sábado que las empresas de bebidas alcohólicas especifiquen las calorías en sus productos, otra medida más para combatir la creciente obesidad en el Reino Unido.

La LGA, que agrupa a unos 400 Ayuntamientos y autoridades municipales, ha divulgado un estudio que indica que los ciudadanos no son conscientes de las "calorías ocultas" del alcohol, por lo que una buen etiquetado "les permitiría elegir mejor".

Un 80 % de los encuestados por el organismo no sabían que un vaso de vino puede contener hasta 228 calorías, mientras que nueve de cada diez desconocían que una pinta de cerveza tiene unas 180. Dos tercios de los participantes en el estudio apoyaron la idea de especificar las calorías en las botellas y latas, indicó la Asociación.

"Las empresas cerveceras y los fabricantes de bebidas deberían mostrar iniciativa para combatir esta crisis poniendo etiquetas claras en sus botellas y latas de alcohol".- Izzy Seccombe

Según la LGA, una sidra con un grado de alcohol del 4,5 % tiene en torno a 216 calorías, lo que equivale a comerse tres cuartas partes de una hamburguesa, y beber cinco pintas en un día es lo mismo que engullir tres hamburguesas.

La portavoz de salud y bienestar de la Asociación, Izzi Seccombe, señaló que dar más información al público puede ahorrar mucho dinero al servicio nacional de salud (NHS), al que la crisis de obesidad cuesta cada año 5.000 millones de libras (6.800 millones de euros).

"Las empresas cerveceras y los fabricantes de bebidas deberían mostrar iniciativa para combatir esta crisis poniendo etiquetas claras en sus botellas y latas de alcohol", declaró.

Seccombe señaló que, aunque los ciudadanos son en general conscientes de que el consumo excesivo de alcohol puede causar enfermedades del corazón y el hígado y aumentar el riesgo de cáncer, muchos desconocen los efectos para el peso.