Público
Público

Santos celebra una victoria aplastante en Colombia

El candidato oficialista roza el 70% en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales frente al candidato verde, Mockus. La abstención alcanza niveles récord de casi el 70%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Juan Manuel Santos, el candidato oficialista y autodeclarado heredero de la política de Álvaro Uribe, se ha impuesto en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con un resultado arrollador sobre su rival, el verde Antanas Mockus. Santos ganó casi con el 70% de los votos frente a un 27% para Mockus, con más de la mitad de las mesas escrutadas.

En la primera vuelta el pasado 30 de mayo, cuando competían todos los candidatos, Santos había ganado con el 46,6%. Mockus no ha logrado movilizar a los votantes de otros partidos. La abstención alcanzó niveles récord rozando el 70%.

Ninguno de los protagonistas de la jornada electoral de ayer para elegir en segunda vuelta al presidente de Colombia tenía nombre propio: la lluvia, el Mundial de fútbol y la abstención se enseñorearon de un día gris.

En las dos anteriores segundas vueltas presidencialesen 1994, cuando ganó el liberal Ernesto Samper, o en 1998 cuando lo hizo el conservador Andrés Pastrana, la afluencia y la pasión fueron muy superiores a las de la primera ronda. Ayer sucedió todo lo contrario en Colombia. Los partidarios de Santos, que ya daban por descontada su victoria los sondeos previos le habían pronosticado un apoyo de casi el 70%, se quedaron en buena parte en su casa para ver jugar a la selección brasileña en Suráfrica.

Los ataques de la guerrilla causan diez muertos en las fuerzas de seguridad

Muchos de los partidarios de la ola verde de Mockus, unos desmoralizados, otros decepcionados, prefirieron no salir a mojarse. Los del Polo Democrático, sin candidato tras el rechazo de los verdes a una alianza, cumplieron mayoritariamente la consigna abstencionista de los líderes del partido.

Y muchos sectores minoritarios del liberalismo se decidieron por el voto en blanco. Así lo anunció el ex presidente Ernesto Samper en el momento de depositar su sufragio: 'No voto a ninguno de los candidatos, porque ninguno apoya una salida humanitaria al conflicto armado' con la guerrilla de las FARC.

A pesar de la intervención de 350.000 agentes para garantizar la seguridad de los comicios, las guerrillas actuaron ayer a lo largo y ancho de Colombia, impidiendo el transporte, quemando algunos autobuses y con atentados que costaron la vida a siete policías en Tibú, en la zona fronteriza con Venezuela, y a tres militares en Puerto Lleras, en la región del Meta.

No se produjeron irregularidades, según la Misión de Observación

En varias ciudades medias, como Tumaco o Yarumal, los exiguos votantes acudieron a las mesas a oscuras porque la guerrilla había volado las torres de alta tensión.

En cuanto a los casos de corrupción y compra de votos, escandalosos en anteriores convocatorias, los portavoces de la Misión de Observación Electoral, que desplegó 1.592 colaboradores por todo el territorio, aseguraron a Público que no se habían producido casos significativos de irregularidades en las votaciones de ayer.

La escritora Carolina Sanín recogió la reveladora frase de una mujer de estrato cero (en Colombia se clasifica a la población en estratos que van del 0 a 6 según su nivel de riqueza): 'No voto, pues para ser pobre no necesito nada'.