Público
Público

Santos suma a la derecha con su oferta de "unidad"

El presidente electo de Colombia gobernará con mayor estabilidad parlamentaria que Uribe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La idea de llamar a la 'unidad nacional', clave en la victoria electoral que le llevará a la presidencia de Colombia, se le ocurrió a Juan Manuel Santos durante la reciente visita a Bogotá de Michelle Bachelet. Hablaba la ex presidenta de Chile de la unidad de todos los demócratas que presidió la salida de la dictadura de Pinochet en su país. Santos retuvo la idea y la empleó en el último tramo de la campaña, mientras su oponente Antanas Mockus reñía con toda la oposición al uribismo: el Polo, sectores socialdemócratas del Partido Liberal, independientes que le habrían podido sumar votos y tal vez confirmar las encuestas que le daban la victoria hasta hace menos de un mes.

Este 'gran pacto de unidad nacional' ha funcionado para Santos, en un país cansado de enfrentamientos, y le ha conducido a la mayor victoria en una elección presidencial en toda la historia de Colombia, superando a Álvaro Uribe, que en su victoria de 2006 consiguió 7,3 millones de votos, frente a los más de nueve millones de Santos ahora.

'Mientras persistan los terroristas en sus métodos no habrá diálogo'

La idea de 'unidad nacional' ha permitido al presidente electo sumar a su favor a la mayor parte de los partidos tradicionales, Conservador y Liberal, que, junto al creado por él mismo, el de la U, y al centroderechista Cambio Radical, le van a permitir una gestión cómoda del poder, inédita en Colombia. Santos gobernará al menos con 73 de los 102 integrantes de la Cámara de Representantes y con 137 de 166 senadores. Sin contar a los ocho senadores y 12 representantes del Partido de Integración Nacional, plataforma política del paramilitarismo, del que nadie duda que apoyará al sucesor de Uribe, cuya herencia reivindicó el domingo [la madrugada de ayer en España] Santos en su discurso inaugural .

La oposición quedará reducida en el legislativo a un exiguo 7,4 %. La izquierda, representada por el Polo Democrático, queda con ocho senadores y cuatro diputados, mientras los verdes sentarán en los escaños a una exigua minoría de cinco senadores y cuatro diputados. Con una remota posibilidad de acuerdo entre ambas bancadas para ejercer una oposición unida.

El ex embajador en España puede ser el ministro de Asuntos Exteriores

La marginación de los más conocidos líderes de ambos partidos, Gustavo Petro y Mockus, impedidos por ley de simultanear su condición de candidatos presidenciales y parlamentarios, permitirán a Santos gobernar sin oposición y sacar adelante leyes como la anunciada sobre la Fiscalía General de la República, en cuyas manos están los procesos más conflictivos de la era Uribe, con vistas a someter a esta instancia judicial a la dependencia directa del presidente.

Respecto al conflicto armado, Santos anunció que 'se acabó el tiempo de los terroristas, mientras persistan en sus métodos no habrá diálogo'. Algo que parece improbable, dado que las guerrillas han incrementado su operatividad en un 30% durante 2009 y 2010, respecto a 2008, según datos de la ONG Nuevo Arco Iris. Para su directivo León Valencia, la potencia de la guerrilla y la progresiva disminución de la ayuda estadounidense obligarán a Santos a 'combinar la presión militar con alguna estrategia de negociación, con miras a dar un paso serio hacia la terminación de la guerra y la búsqueda de la reconciliación nacional'.

Las quinielas sobre los futuros ministerios circulaban ayer en los cenáculos políticos bogotanos: al jefe de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras, se le asigna la cartera de Defensa o Interior; al representante del lobby de los constructores y contratistas de Obras Públicas, Juan Martín Caicedo, se lo considera ministro de Transportes. El último embajador en España, Carls Rodado, que ejerció como directivo de la campaña de Santos, sería futuro responsable de Exteriores. El periodista Julián Santamaría y el economista Juan Carlos Echeverri se ven como futuros titulares de las carteras de Comunicaciones y Economía, respectivamente.

Nadie duda del respaldo del brazo político de los paramilitares

Respecto a las relaciones con los vecinos, rotas con Ecuador y congeladas con Venezuela, Santos dijo: 'Aspiro a trabajar de la mano con los países vecinos, a desarrollar una agenda conjunta de cooperación e integración en todos los frentes'. En un comunicado en el que felicitaba a Santos, las autoridades de Caracas afirman que 'estarán atentos no sólo a las declaraciones sino también a los hechos'.