Público
Público

Santuario para grupos alternativos en las redes

El proyecto asambleario español Nodo50 peregrinó hasta Pionen para evitar presiones estatales o empresariales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Suecia se ha convertido en uno de los principales actores del caso Wikileaks. El país que solicita la extradición de Julian Assange, acusado de haber agredido sexualmente a dos de sus ciudadanas, es al mismo tiempo el que más garantías ofrece a la página que fundó para publicar filtraciones. Desde que se hizo público que el centro de datos Bahnhof alojaría sus servidores, muchas organizaciones han peregrinado hasta Suecia en busca de mayor protección. Una de ellas es Nodo50, un proyecto asambleario creado en Madrid en 1994 con el fin de albergar a usuarios y colectivos de izquierdas. En la actualidad, alojan a más de 1.100 organizaciones.

'La respuesta del mercado al caso Wikileaks, con proveedores de servicios de internet, bancos y pasarelas de pago cerrando tanto sus páginas como sus cuentas bancarias sin una orden judicial' fue definitiva para Nodo50. 'Es fundamental estar alojado en un lugar donde se promocionen los espacios de discusión y no se cierren contenidos como resultado de presiones de multinacionales o estados', argumenta uno de sus miembros, el ingeniero Alberto Escudero-Pascual.

La mudanza de Nodo50 exigió un viaje de 7.000 km. en furgoneta

Mudarse a Suecia ha tenido su miga. A principios del pasado julio, tres miembros de la asamblea del Nodo recogieron los servidores que tenían alojados en Amsterdam y prosiguieron un viaje que en total ha supuesto 7.000 kilómetros por carretera en una furgoneta que recordaba a un panal de abejas hecho a base de cables.

'Entre el zumbido de los centros de datos y el del vehículo, tengo la sensación de haber pasado 11 días en un trastero con un aspirador encendido', bromea Nacho Fernández. Pero resultaba imprescindible mantenerlos en funcionamiento durante el viaje para evitar cortes de servicio. 'Queríamos que en todo momento los datos de nuestros usuarios no estuvieran muy lejos de nosotros', explican los responsables del proyecto.

Los servidores no sólo guardan los datos públicos que las organizaciones publican en sus webs, sino también datos confidenciales, como mensajes de correo electrónico o el registro de acceso a servicios. Una información que puede resultar muy golosa para terceros y cuya confidencialidad es cada vez más difícil de proteger.

Nodo50 denunció en el Congreso en 2002 que la Policía espiaba a sus usuarios

Hace unos días, el primer ministro británico, David Cameron, propuso bloquear de manera masiva las redes sociales en barrios considerados conflictivos sin necesidad de que lo ordene un juez. Bastaría con que la Policía sospeche que pueden ser usadas para delinquir.

Nodo50 denunció que sus usuarios habían sido vigilados sistemáticamente por la Policía. El informe sobre el 'espionaje policial' fue presentado en marzo de 2002, en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, junto al líder de IU, Gaspar Llamazares. En la actualidad, Santiago Botana, miembro de la asamblea, alerta sobre el riesgo de las redes sociales, 'donde muchos activistas practican una suerte de 'exhibicionismo ideológico', en muchos casos con nombres y apellidos reales, lo que permite a la Policía 'construir un mapa de las relaciones entre personas y colectivos'.