Público
Público

Sarkozy llamó "mentiroso" a Netanyahu en el G-20

La prensa francesa revela una conversación a micro abierto con Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Podría dar origen a una tempestad diplomática, pero tanto la presidencia de Francia como el Gobierno israelí prefirieron mantener silencio tras difundirse la metedura de pata ocurrida en el G-20 de Cannes la semana pasada. Los medios franceses sacaron a relucir una conversación privada (y hasta ahora oculta) en la que Nicolas Sarkozy, ante Barack Obama, trató de 'mentiroso' al primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, en plena cumbre mundial.

La escena se produjo en paralelo al encuentro bilateral que, el jueves pasado, mantuvieron el presidente estadounidense y su colega francés.

Minutos antes de comparecer ante la prensa, Obama intentó saber más sobre el porqué del voto favorable de Francia, días atrás, a la entrada de Palestina en la Unesco como Estado de pleno derecho.

Obama: 'Tú estás harto, pero yo tengo que tratar con él todos los días'

Según unas versiones, le preguntó a Sarkozy por qué no le había informado de antemano sobre ese voto. Según otras, quiso conocer las motivaciones profundas de París, y la conversación derivó hacia Netanyahu.

'Ya no puedo ni verlo. Es un mentiroso', habría dicho el presidente francés. 'Tú estás harto de él. Pero yo, ¡yo tengo que tratar con él todos los días!', habría replicado Obama. Ambos pensaban que nadie oía la conversación, pero sus micrófonos estaban abiertos y pudo ser escuchada por varios periodistas que esperaban fuera de la sala a que terminase la entrevista entre los líderes para cubrir la posterior rueda de prensa a través de los auriculares que les habían entregado para seguir la traducción simultánea.

La charla fue objeto de un pacto de silencio entre ellos, pero el domingo Arnaud Leparmentier aludió indirectamente a ella en un blog de su diario, Le Monde. Luego fue revelada por la web sobre medios Arrêt sur Images y la prensa francesa, israelí, británica y estadounidense incendiaron la escena diplomática.

Anoche, el Elíseo y la jefatura de Gobierno israelí seguían haciendo mutis. Por su parte, el bombero de la diplomacia gala, el experimentado canciller Alain Juppé, efectuaba una sonada intervención ante la Asamblea Nacional para explicar la 'equilibrada' postura francesa en el conflicto palestino-israelí, sin decir ni una palabra sobre el incidente.

La charla fue oída casualmente por un grupo de periodistas en la cita de Cannes

El portavoz del Quai d'Orsay, Bernard Valéro, dijo estar 'al corriente del murmullo', calificando de rumor lo que era una información de varios medios solventes. 'No quiero intervenir sobre este tema', añadió.

La revelación de la charla tiene la virtud de desactivar el gigantesco quebradero de cabeza geopolítico que plantea tanto la admisión de Palestina en la Unesco como el hecho de que se lograra con el voto a favor de Francia, la abstención de Reino Unido y la posición en contra de Alemania y EEUU.

Queda, por otra parte, el aspecto mediático, y de libertad de prensa, que plantea el asunto: durante casi una semana, varios periodistas acreditados ante el G-20 guardaron secreta una información susceptible de arrojar luz sobre un debate mundial, y esta sólo saltó por la osadía de una modesta y valiente web de información, Arrêt sur Images.