Público
Público

Sarkozy organiza un 'show' mediático al deportar gitanos

El Gobierno francés publicita los primeros vuelos con más de 100 repatriados a Rumanía y Bulgaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A punto para los telediarios del almuerzo, el Gobierno francés ordenó hoy el despegue de un avión que transportaba a 41 gitanos de este europeo deportados a su supuesto país de origen, Rumania, en el que fue el primer vuelo desde el espectacular anuncio del paquete de medidas antiromaníes de Nicolas Sarkozy a finales de julio.

En realidad, era sólo una más de las decenas de deportaciones de miles de gitanos desde su llegada al poder, en 2007. Pero, ésta vez, Sarkozy planea sacarle máxima tajada: ha mediatizado ha deportación, y ha organizado una dura polémica con Bruselas sobre gitanos, para intentar hacer olvidar la destrucción de empleo, el recorte de pensiones y las subidas de impuestos que se están dando en Francia.

París expulsará a casi 700 gitanos rumanos o búlgaros durante este verano

En medio de la confusión, otros 70 gitanos se partieron a bordo de otro vuelo fletado en el aeropuerto de Lyon por el Gobierno rumbo a la capital rumana, Bucarest, de donde supuestamente son originarias esas familias gitanas.

El Gobierno hizo saber que las familias se habían acogido a la llamada Ayuda al Retorno Humanitario, consistente en 300 euros por adulto y 100 euros suplementarios por hijo menor. Así, pudo afirmar que se trataba de retornos 'voluntarios'. Es algo que es puesto en duda por las asociaciones de defensa de los derechos civiles.

El Gobierno afirmó que otro vuelo de deportación estaba listo para despegar sin precisar cuándo, con otros 20 gitanos expulsados. Un tercer vuelo debería producirse hoy mismo, y un cuarto hacia el 26 de agosto. París ha adelantado la cifra de casi 700 gitanos rumanos o búlgaros expulsados de aquí al final del verano.

Muchos deportados cobran la ayuda al retorno para luego volver a Francia

Desde el inicio de la política sarkozyana de cuotas fijas cifradas de expulsiones anuales de personas sin papeles, en 2007, los rumanos en su mayoría gitanos son la carne de cañón para rellenar estadísticas. Las cifras oficiales de expulsiones de 2009 demuestran que ellos llegan en cabeza del siniestro ranking, con 4.346 deportaciones, muy por delante del segundo en la lista, Argelia (1.552 deportaciones).

Para París, los gitanos de la UE tienen la ventaja de dejarse expulsar con facilidad. Muchos esperan cobrar el dinero, reciben un billete de avión que les permite ir a ver a la familia, y luego vuelven a Francia, aunque obligados a vivir como clandestinos expulsables.

Lo curioso es la celeridad con que esta vez París se ha arrojado sobre la ocasión de lanzar críticas a Bruselas. 'Espero que la Comisión Europea demuestre todo su valor añadido en el acceso de los romaníes a la educación, el empleo y la vivienda', dijo el ministro francés de Interior, Brice Hortefeux.

Las disputas con la Comisión son altamente rentables, en términos de opinión, en el país antitecnocracia europea por excelencia. Sarkozy, que proseguía sus vacaciones en Cap Nègre (Costa Azul), reúne hoy un excepcional consejo restringido de Asuntos Económicos. Los déficits abisales, el crecimiento microscópico, y la destrucción de 256.104 empleos en 2009 cifra récord para Francia mueven al presidente a buscar subidas de impuestos a las clases medias. Sarkozy necesita urgentemente una cortina de humo.