Público
Público

Sarkozy reúne a la cúpula de su partido tras la derrota en el Senado

La división en el seno de la derecha francesa parece el principal motivo de que la izquierda obtuviera ayer la mayoría en la Cámara Alta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se reunió este lunes en París con la cúpula de su partido después de la victoria histórica de la izquierda ayer en el Senado, algo nunca visto desde la instauración de la V República en 1958.

Sarkozy recibió en el Elíseo al primer ministro, Francois Fillon, y al secretario general de su partido Unión por un Movimiento Popular (UMP), Jean-François Copé. Poco antes, el ministro de Agricultura, Bruno Le Maire, dijo en los micrófonos de Radio Classique que la derrota es 'una seria advertencia'.

Por su parte, el ministro de Defensa, Gérard Longuet, advirtió en la emisora RTL que 'se trata de una derrota que viene de lejos. En el Este hemos mantenido nuestros escaños, pero en el Oeste hemos perdido demasiados. Está claro que no estamos sabiendo comunicar nuestra política a esta parte del electorado moderado'.

Como telón de fondo de la derrota, según explican los medios franceses hoy, estarían la divisiones en el partido conservador. Para la ministra de ecología, Nathalie Kosziusko-Moricet, 'no somos lo suficientemente disciplinados. Puede parecer extraña, porque siempre ha existido la idea, a lo largo de nuestra historia, de que la derecha es el partido del orden. Pero esto es un gran error, somos demasiado indisciplinados'.

Y mientras que la UMP se sigue preguntando qué ha pasado para perder la mayoría en el Senado, el Partido Socialista celebra la victoria de la izquierda viéndolo como un aperitivo de lo que puede suceder en las presidenciales del próximo año.

El candidato François Hollande, calificó el resultado de los comicios de 'trauma para la derecha' y habló de una 'descomposición' del sistema político de Sarkozy.

Además, Ségolène Royal, rival de Sarkozy en los comicios de 2007, dijo que las elecciones al Senado,son 'una sanción de extrema severidad de la política a la derecha'.