Público
Público

Secuestrados dos cooperantes de una ONG danesa en Somalia

Se trata de un ciudadano danés y de una mujer estadounidense que trabajan eliminando minas antipersona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos cooperantes de la organización Grupo Danés Antiminas (DDG, Danish Deiming Group, en inglés) han sido secuestrados en el norte de Somalia, según ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Dinamarca.

Se trata de un ciudadano danés de 60 años y una estadounidense de 32 que trabajan para esa agrupación, perteneciente al Consejo Danés de los Refugiados (Danish Refugee Council) y dedicado a eliminar minas antipersona.

El secuestro se ha producido en la ciudad de Galkayo, en la región semiautónoma de Galmudg y, según apunta el ministro de Transporte en esa región, Abdulahi Salad, los cooperantes habrían sido secuestrados ayer por la tarde.

Los cooperantes se dirigían en su coche hacia el aeropuerto para viajar a Nairobi cuando al menos diez hombres armados en dos vehículos les secuestraron. El viceministro de Seguridad de Galmudug, Ahmed Mohamed Hassan, ha anunciado que han abierto una investigación. Por el momento, las sospechas apuntan a que los captores pueden ser piratas del clan de Sa'ad, según han indicado a la web Somalia Report fuentes locales que no divulgaron su nombre por motivos de seguridad.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra tribales y bandas de delincuentes armados. Además, el país del Cuerno de África se enfrenta a una terrible hambruna provocada por la peor sequía de los últimos 60 años.

Es la segunda captura de trabajadores humanitarios en la región en un mes. El 13 de octubre dos cooperantes españolas fueron secuestradas en el campo de refugiados de Dadaab, en Kenia. Apenas dos días más tarde y después de que, pocas semanas antes, raptasen a una turista británica y otra francesa, cuyo fallecimiento se anunció el miércoles, el Ejército de Kenia ha comenzado su ofensiva en los territorios controlados por la milicia islámica radical somalí Al Shabab.

En la noche del domingo, otra agrupación islámica radical, la rama de Al Qaeda en el Magreb (AQMI), secuestró a dos cooperantes españoles y a una italiana en los campamentos de refugiados de Tinduf. Aunque la organización no ha reivindicado su autoría, el Frente Polisario ha atribuido los hechos a la rama radical desde el principio. Concretamente, el secuestro ocurrió en el centro administrativo de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), limítrofe al campamento, cuando una decena de hombres armados se llevaron a tiros a los tres secuestrados.

La ministra de Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, ha dicho antes de iniciar su visita programada de dos días a Rabat, que el Gobierno cuenta ya con 'algunos datos' que le permitirán 'trabajar discretamente' sobre el suceso. Según ha afirmado la titular, Marruecos podría colaborar con España para resolver el secuestro, en el marco de la colaboración que ambos países mantienen en el campo policial.

La situación podría haberse complicado en las últimas horas ya que, según comunicó ayer el Frente Polisario, los raptores podrían haber atravesado las fronteras para adentrarse en Malí, una zona en la que resulta relativamente fácil buscar un escondite.